elcaminantehn julio 31, 2018

En América Latina es muy necesario que se despenalice el aborto si no queremos que siga existiendo una mafia que mueve millones de pesos e incluye a profesionales de la salud, de las fuerzas policiales, de la Justicia y que también financia a cierto sector de la política.

No estamos hablando de salvar las dos vidas, porque si no se aprueba la ley, solo estamos avalando un statu quo y un negocio que ya existe que son los abortos clandestinos.

Si la despenalización del aborto no es ley, de igual manera se seguirán realizando 500 mil abortos por año y mujeres que no pueden pagarlo seguramente morirán por no haberlos realizado en lugares seguros. Pero a muchos tiene que quedarle algo claro: esta ley no obliga a abortar, sino que da a las mujeres el derecho a decidir.

El ministro de Salud ha dado cifras importantes, entre 350 mil y 400 mil abortos se realizan en nuestro país y esto no podemos ignorarlo. Por dar un ejemplo cercano, Uruguay la implementó desde 2012 y desde entonces se transformó en el tercer país con menor mortalidad materna de América, detrás de Canadá y Estados Unidos.

De aprobarse esta ley, le va a permitir al Estado actuar en esos casos, ya sea para darle contención y brindarle toda la información necesaria para que la mujer pueda decidir; y en caso de que quiera interrumpir su embarazo, garantizarle que sea de manera segura, y así no aislarla y dejarla en la clandestinidad. No podemos discutir esto como una declaración de principios, sino como una política de salud, porque estamos hablando de que es una de las cinco primeras causas de mortalidad materna en nuestro país.

¿Cuál es el costo de las complicaciones del aborto clandestino que fueron atendidas en nuestros hospitales? Les aseguro que el costo será menor si aprobamos esta ley, ya que algunos creen que negando o colocando el aborto en la clandestinidad el problema no existe.

Seguramente, todos hemos conocido a alguna mujer que ha atravesado un aborto, una amiga, una hija o un familiar o una pareja, por eso pido que recuerden ese momento, en las sensaciones vividas de clandestinidad, el calvario y miedo, y que piensen que esa situación es atravesada por miles de mujeres cada día en nuestro país. Permitamos que las mujeres podamos decidir, garanticemos el acceso al aborto legal y seguro, no al aborto clandestino.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: