Peligra ley del aborto en Argentina a pesar del gran apoyo popular en las calles.

La ley por un aborto legal, seguro y gratuito ha sufrido un tropezón a una semana de su votación definitiva en el Senado de Argentina. Tres legisladores que mantenían su decisión en secreto se pronunciaron este martes en rechazo al proyecto, inclinando la balanza en su contra.

Se trata de los senadores Ángel Rozas, María Belén Tapia e Inés Blas, que aumentaron a 35 los detractores del proyecto. “Nadie puede discutir que un embrión es una vida”, declaró Rozas tras anunciar su decisión, mientras que Blas argumentó la suya señalando que “no se limita a la despenalización del aborto”, según cita La Nación.

De esta forma, el proyecto de ley, aprobado a mediados de junio por la Cámara de Diputados, cuenta con 32 legisladores pronunciados a favor. Restan tres senadores: dos de ellos se declararon en abstención y una tercera avisó que no asistirá a la votación definitiva del 8 de agosto.

En caso de que ocurra un empate ese día, la responsabilidad de decidir sobre el proyecto recaería sobre la presidenta de la Cámara Alta, Gabriela Michetti, que ya había anunciado su voto en contra. De no aprobarse la propuesta de ley, esta sería devuelta a la Cámara Baja para su reformulación de cara a una nueva votación.

Tal como se preveía el resultado fue ajustado ya que, aún cuando comenzó el debate, más de una decena de diputados no habían definido o al menos hecho pública su posición generando una situación, a priori, de empate técnico.

Ahora el Senado deberá abordar el proyecto aprobado por la Cámara Baja y tendrá tres opciones: aprobarlo y en ese caso la ley tendrá sanción definitiva donde solo quedará como posibilidad de rechazo el veto presidencial; votar en contra: con lo cual la propuesta perderá estatus parlamentario y no podrá volver a ser tratada este año; o modificarlo.

Si se lleva a cabo esta última opción, la iniciativa legislativa deberá regresar a la Cámara de Diputados, donde tendrá que ser debatida y votada nuevamente con los cambios realizados por los senadores.

Una ley transversal

Como pocas veces sucede en el Congreso argentino, durante las semanas previas a la votación de la ley los distintos partidos políticos dieron vía libre a sus integrantes para actuar de acuerdo a sus ideas y convicciones. Esto generó que, salvo algunas excepciones, la mayoría de los bloques legislativos se dividieran posicionándose de un lado y el otro.

Ver imagen en Twitter

Así, por primera vez, diputados y diputadas del oficialismo votaron junto a todos los partidos de la oposición. De hecho el titular de la comisión de Legislación General y expositor principal del proyecto, Daniel Lipovetzky, responde al presidente Mauricio Macri. Y quien expuso en contra de la iniciativa, Carmen Polledo, también forma parte de las filas gubernamentales.

Una manifestación masiva

Desde que comenzó la sesión, en las calles que rodean el edificio legislativo en Buenos Aires, miles de personas se concentraron a favor de la legalización. Si bien hubo un importante operativo policial que dividió la plaza del Congreso en dos para dar lugar a quienes querían manifestarse en contra, la presencia de estos últimos fue mucho menor.

En ese sentido, la ‘marea verde’ que apoya la interrupción voluntaria del embarazo llevó a cabo una extensa jornada que incluyó festivales artísticos, ferias, una conferencia de prensa y una vigilia durante toda la noche hasta las primeras horas de la mañana, cuando finalmente se llevó a cabo la votación.

Festejos y repudios

Además de las celebraciones en la calle, al conocerse la aprobación de la ley distintas figuras públicas, actrices y referentes feministas saludaron el resultado. En la previa decenas de actrices argentinas habían manifestado su respaldo a la legalización del aborto. Fue así que luego muchas expresaron su alegría en las redes sociales.

“Hoy siento que la argentina es un país mucho mejor de lo que parece”, escribió Flor de la V. A su vez Moria Casán tuiteó: “Día mas frío del año. Las mujeres transformaron una vez mas, calor en corazones. Fin de la grieta. Hija te amo. Felicitaciones por tu militancia. Un logro en nuestro amado país”.

En la vereda de enfrente la fundación Unidad Provida, que se opone a la iniciativa, difundió un comunicado. “Lamentamos profundamente que una mayoría circunstancial de los diputados elegidos por el voto popular se hayan inclinado por una alternativa injusta y contraria a los derechos humanos fundamentales”, señalaron según cita el diario Clarín. La organización sostuvo que de esta forma se va a “atentar contra el derecho a la vida, desoyendo a la mayoría de los argentinos”, pero advirtieron: “Este lamentable resultado no nos amedrenta”.

Por su parte, el delegado episcopal ante el Congreso, monseñor Alberto Bochatey señaló, según reseña El Día, que “hoy es un día de tristeza”, ya que “se introduce la muerte de seres humanos como ley”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: