elcaminantehn agosto 4, 2018

La hija estadounidense de 16 años de un ex infante de Marina finalmente estalló en llanto debido a la separación de su familia.

Alejandra Juárez, madre de la adolescente, optó por regresar a México en vez de que la expulsaran con las manos esposadas pues ya había agotado todos sus recursos para evitar la deportación.

“Mi mami es buena persona. No es una delincuente”, decía Pamela, mientras insultaba a la agencia de inmigración antes de que su madre se registrara para su vuelo en el Aeropuerto Internacional de Orlando.

Alejandra y Temo Juárez, dueño de un negocio de tejados, habían criado sin problemas a Pamela y Estela, también hija de ambos de 8 años, en la localidad de Davenport, en el centro de Florida, hasta 2013, cuando quedó expuesta la condición migratoria de la mujer durante un control de tránsito.

Después, Alejandra tuvo que presentarse en forma periódica ante autoridades del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), que antes se enfocaba principalmente en objetivos de mayor prioridad, como personas con antecedentes criminales.

Temo nunca imaginó que su voto a favor del presidente Donald Trump afectaría a su familia.

Todo ocurrió antes de la aplicación de la política de Trump de “tolerancia cero” hacia los inmigrantes ilegales.

Ahora, la familia Juárez quedó dividida en dos: Estela se irá a México con su madre cuando ésta se acomode mientras Temo cuidará a Pamela y se hace cargo de los gastos.

Alejandra intentó naturalizarse en 2001, pero su solicitud fue rechazada porque la acusaron de hacer una declaración falsa en la frontera cuando buscó asilo en 1998, dijo su abogado, Richard Maney. El abogado dijo que preguntaron a Alejandra sobre su situación y ella afirmó a las autoridades que había estudiado poco tiempo en Memphis, Tennessee, y entonces los funcionarios fronterizos pensaron que dijo en forma falsa que era ciudadana estadounidense.

El representante federal demócrata Darren Soto, de Florida, que no consiguió los votos en el Congreso a favor de una iniciativa que autorizara la permanencia de Juárez describió la situación de la mujer como una desgracia.

“No vamos a cejar”, declaró Soto mientras daba un abrazo a Alejandra en el aeropuerto.

“Es una absoluta desgracia del gobierno de Trump la deportación de una cónyuge patriota”, declaró el legislador.

“Su esposo, Temo, sirvió con los Marines… mientras ella estaba en el hogar, en el frente del hogar, criando a dos jovencitas. ¿Qué justicia es esta?”

Alejandra decidió al final “autodeportarse” a México en vez de entregarse para que la detuvieran y la expulsaran después.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: