Una maestra mexicana defendió a una víctima de acoso y como premio… la despidieron.

Una maestra mexicana defendió a una víctima de acoso y como premio… la despidieron.

En un mundo ideal, una maestra que defiende a una alumna víctima de acoso sexual por parte de un profesor recibiría un ascenso o, al menos, felicitaciones por sus acciones. Pero en el micromundo de la Universidad Autónoma de Chiapas, el “premio” es un despido y la humillación pública.

Eso le sucedió a la investigadora Patricia de los Santos Chandomí, quien al llegar al plantel este martes 31 de julio se encontró con tres mantas anónimasque colgaban de los edificios de la universidad con su nombre y fotografías. En ellas, “alumnos” y “maestros” sin nombre exigían el despido de Patricia de los Santos, y dos familiares, por supuestos actos de corrupción.

En el fondo, dijo la docente, las mantas son una reacción a un conflicto entre ella y las autoridades escolares que comenzó hace unas semanas, cuando Patricia de los Santos acompañó a una estudiante de primer semestre a denunciar ante la Fiscalía General del Estado al maestro Juan Alonzo Cruz López, cercano a los directivos de la universidad, por acoso sexual.

PATRICIA CHANDOMÍ
Así lucía una de las tres mantas contra Patricia de los Santos, maestra y abogada de una estudiante que acusó abuso sexual.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: