elcaminantehn agosto 13, 2018

“UNE TV un espacio abierto para todos los sectores en la búsqueda de la verdad y la defensa de la libertad de expresión”, esa es la leyenda que usted y yo podemos leer en la descripción de la página oficial de Facebook de dicho canal. Sin embargo, ¿es UNE TV, en realidad, un espacio abierto?

El día sábado, 28 de julio, luego de que Milton Benítez lanzara sus habituales críticas contra la cúpula empresarial hondureña y a pocos minutos de que su programa conocido como “El Perro Amarillo” concluyera, este fue sacado del aire sin explicación alguna. Todas las horas siguientes fueron de pura especulación sobre las razones que habrían causado este hecho. Al día siguiente, el programa publicó a través de su página oficial en la red social Facebook una disculpa y agradecimiento a sus seguidores por sus muestras de solidaridad, y al mismo tiempo señaló que la censura contra el programa viene directa y exclusivamente del canal (UNE TV). Corporación mediática que decidió unilateralmente cortar la transmisión en vivo y no trasmitir la repetición que habitualmente se da cada domingo.

Después de eso, la población se volcó hacia diferentes los espacios en las diferentes redes sociales que el canal en mención posee, su objetivo era uno solo: exigir una respuesta clara y congruente del porqué se había censurado el programa “El Perro Amarillo”. UNETV respondió con un silencio total y cómplice de la censura a los medios de comunicación de la oposición.

Ante esta situación, la figura de Milton Benítez empezó a crecer, aún más, en las redes sociales con cientos de muestras de solidaridad de la ciudadanía Hondureña fiel al canal y fiel al programa que él dirige.

#YoSoyMilton #ELPerroAmarillo, dos hashtags que rápidamente se popularizaron en la red, mientras que cada de una de las publicaciones del canal involucrada era bombardeada con comentarios exigiendo una explicación. Una vez más, el pueblo fiel al programa El Perro Amarillo fue vilipendiada con silencio. Algunas personas decidieron ir más allá, escribieron al canal exigiendo respuestas concretas de la bochornosa situación. Como respuesta oficial el canal manifestó lo siguiente: “cuando usted insulta a alguien (aunque se lo merezca) trae repercusiones y en el caso de del canal TV trae demandas. El que no entiende eso no quiere al canal, proyecto que tanto ha costado para que una sola persona lo vaya a destruir”.

Entonces, eso nos lleva a preguntarnos:

¿Sucumbió UNE TV a las exigencias de la oligarquía política, empresarial y corrupta que tanto daño le hace a nuestro país? ¿Y lo que quiere el pueblo? ¿Por qué la opinión del pueblo no ha sido escuchada ni tomada en cuenta? ¿Es UNE TV un canal de televisión distinto al 95% de medios de comunicación tarifados en nuestro país? ¿Por qué tanto silencio del canal con respecto al tema que estamos tratando? ¿Será capaz Mauricio Ramos (dueño del canal) de enmendar el error que está cometiendo?

Reiteramos, ¿es UNETV un espacio abierto? Al quitarle el espacio a un hombre que se ha dedicado a denunciar, al eliminarle el espacio a un programa que ha demostrado ser antioligárquico y leal a la oposición contra la dictadura, y, al quitarle el espacio a un pueblo con sed de periodismo a la altura, UNE TV demuestra, no solo, No ser un espacio abierto como repiten día a día, sino que también se asemejan a cualquier otro canal que opere en Honduras. La dirección del canal ha saboteado su imagen de canal democrático. La censura contra Milton es igual que la censura que impone JOH contra todas las opiniones disidentes. Después del catastrófico 28 de julio, día de la censura, solo se ve un canal que transmite lo que complace a intereses oscuros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: