Trump llama “perro” a la exasesora de la Casa Blanca que reveló pagos a exempleados por su silencio

La pelea continúa. El presidente de EE.UU., Donald Trump, utilizó su cuenta de Twitter para dar un nuevo paso en la guerra con la exasesora de la Casa Blanca, Omarosa Manigault Newman, a la que, tras su despido, calificó como “perro”.

La ira del mandatario aumentó este martes luego de que la mujer revelara, entre otras cosas, el pago que recibían exempleados de Trump por su silencio. Por eso, también la llamó “loca” y agradeció al jefe de Gabinete, John Kelly, el “rápido despido de ese perro”.

Este no fue el primer mensaje que le dedicó a la ahora exempleada, ya que, el lunes, también se refirió a ella en algunos tuits. “Ella me rogó un trabajo, lágrimas en sus ojos, yo dije: ‘está bien’. La gente en la Casa Blanca la odiaba. Era viciosa, pero no inteligente”, escribió. “Raramente la veía pero escuchaba cosas muy malas. Desagradable con la gente y constantemente faltaba a reuniones y al trabajo”, añadió.

En otro mensaje, Trump sostuvo: “Cuando el general Kelly asumió él me dijo que ella era una perdedora y nada más que daba problemas. Le dije que tratara de arreglar la situación, porque ella solo decía grandes cosas sobre mí, hasta que fue despedida”.

Esta catarata de tuits del presidente de EE.UU. contra Newman llegó luego de que la exempleada, despedida en diciembre pasado, revelara en televisión que otros exasesores presidenciales recibían un pago de unos 15.000 dólares por su silencio, algo a lo que ella se negó.

Donald Trump y Omarosa Manigault asisten a un servicio religioso en Detroit, el 3 de septiembre de 2016.

“Hay muchas cosas muy corruptas que están sucediendo en la Casa Blanca y voy a llamar la atención sobre muchas de ellas”, aseguró en un programa de la cadena NBC, a la vez que prometió revelar audios que involucran al presidente.

Esto, además, coincide con la publicación del libro de Newman ‘Unhinged: An Insider’s Account of the Trump White House’ (‘Desquiciado: un reporte desde el interior de la Casa Blanca de Trump’), en el que da detalles sobre situaciones que vivió mientras trabajó para Trump, al que definió como racista y como un “perro sin correa” durante las reuniones en el club Mar-a-Lago en las que no estaba su esposa Melania.

La respuesta de la Casa Blanca ante estas acusaciones no tardó en llegar. Sarah Sanders, la secretaria de prensa, aseguró que la publicación está “plagada de mentiras”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: