Familia no le daba de comer: “tengo hambre, mi familia no me quiere, me tienen harto ya”.

Un joven dominicano de apenas 17 años de edad decidió quitarse la vida sin explicar a su familia las razones que lo llevaron a tomar tal decisión, no todo iba quedar en el misterio y el secreto no se fue junto al difunto a su tumba.

Su mejor amigo y hermano tomó la palabra en el velorio del fallecido para dar a conocer la verdad frente a todos los presentes, entre los que destacan familiares, amigos y vecinos de la localidad.

Él me dijo a mi: yo no he cenado y tengo hambre, mi familia ne tiene harto ya, hicieron mangu con salami y me dieron quince pesos para que yo comprara pan ya que no me dejaron comida”, dijo el amigo en vos alta, señalando también que el fallecido aseguró que su familia no lo quería.

Eso causó malestar en algunos presentes a los que no les agradó escuchar la verdad detrás del suicidio.

Este joven se convirtió en una víctima más de la falta de aprecio y atención en las familias latinoamericanas, donde muchos de nuestros jovenes toman fatales decisiones al sentirse solos y no queridos en el centro de su familia.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: