Niña discapacitada de 14 años fue abusada y grupos “provida” intentan impedir que aborte.

La Fundación Más Vida impulsó el pasado martes el partido Celeste, bajo la consigna ‘salvemos dos vidas’.

A pocos días de esto, se dio a conocer que un grupo de personas ‘provida’ intentó que una menor discapacitada que fue violada no abortara.

El grupo de militantes ingresó violentamente al hospital e intentó impedir que la camilla de la menor llegara a la sala de operaciones. A eso se sumó un médico de la Institución que denunció a sus colegas por llevar a cabo la interrupción del embarazo, la cual contaba con el aval necesario de los padres.

En medio de estos incidentes, este domingo se practicó el primer aborto legal en la provincia de San Juan. Se trata de una adolescente discapacitada de 14 años que fue violada, según la denuncia de su mamá, por el dueño del campo en el que trabaja su marido. El acusado ya fue detenido.

Las padres de la víctima ya habían dado su consentimiento para que se le hiciera la intervención, amparados en lo que establece el Código Penal para este tipo de casos. Aún así mientras trasladaban a la chica en la camilla hacia el quirófano, un grupo de militantes “pro vida” intentó bloquear su paso. Hubo forcejeos y empujones y hasta tuvo que intervenir la policía.

El caos fue tal que la discusión siguió al mismo tiempo en varios frentes, informó Diario De Cuyo. Algunas de las personas que se manifestaron afuera del hospital también intentaron convencer a distintos jueces de que frenaran el aborto. Se investiga si, incluso, alguien le dio un desayuno a la nena a sabiendas de que eso obligaría a postergar la operación.

Finalmente, los médicos decidieron seguir las instrucciones de las autoridades e interrumpieron el embarazo, que llevaba 10 semanas de gestación. La menor se recupera ahora en el Hospital Rawson, donde recibe además la contención del Comité del Maltrato Infanto-Juvenil.

Mientras tanto, la policía detuvo al hombre denunciado por la familia de la víctima. Se trata de Marcelo Villalobo, un boliviano de 32 años, dueño de la finca de la zona de Médano de Oro en la que trabajaba el padre de la adolescente.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: