«Dios ya perdono a los sacerdotes pederastas porque hay niños muy mentirosos.»

En el Marcha por la Familia, la cual se celebró en distintas ciudades el país en supuesta defensa por la niñez y la familia y la familia, y en contra del reconocimiento de los derechos de las parejas y las familias constituidas por personas homosexuales, el cardenal Norberto Rivera fue cuestionado acerca de su posicionamiento  al respecto.

El cardenal reiteró que Arquidiócesis no está relacionada con la marcha, aunque comparta puntos de vista y reclamos con la sociedad civil organizada para que el Estado Mexicano derogue las llamadas bodas gay.

Nosotros hemos estado defendiendo lo que es nuestro sistema de valores compartido por miles de fieles: la unión por amor de la pareja heterosexual con fines de procreación, la educación de los hijos con amor en Cristo y en la moral que para la Iglesia, más que una tradición, es un mandato.

Antes de eso recordó que la Iglesia sí es tolerante con los homosexuales, y no se cierra a acogerlos en su seno, como muchos afirman ignorantemente. La Iglesia es tolerante con los homosexuales, como lo hemos  estado expresado en nuestros órganos de difusión; sin embargo, para que puedan vivir en concordia con su fe  normal deben tener una vida de abstinencia es decir, dejar de practicar su sexualidad a
Dios.

Los sacerdotes somos humanos y como tales estamos condicionados por el pecado. Los sacerdotes homosexuales «están en plena unión con el mandato de dios porque han renunciado a su sexualidad. Por servir gratamente a Dios han sido perdonados.

En el caso de los sacerdotes pederastas es otro tema. Como institución tenemos nuestros propios juicios canónicos. En esos casos se analizan muy bien las acusaciones, «porque hay niños mentirosos, incluso hay niños que ya desde edad muy temprana son muy inquietos y tientan y provocan a los mayores a los mayores, finalizó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.