elcaminantehn septiembre 27, 2018

El contrato estipula que el Estado debe asumir los costos de paralización del proyecto, debido a que las casetas de peaje no están funcionando.

El Estado de Honduras ya tiene una deuda de 28.8 millones de lempiras con la empresa concesionaria de los peajes, y está irá creciendo en 7.2 millones de lempiras cada mes, debido a que las casetas no están cobrando luego de que fueran destruidas tras la crisis post-electoral de Honduras.

En ese sentido, expertos en temas económicos y de inversión pública cuestionan que el Estado tenga que pagar senda deuda, cuando ese dinero podría utilizarse en el sector social, centros médicos y educación.

Solo con 28 millones de lempiras, el Gobierno podría comprar 56 máquinas para hemodiálisis; construir 14 escuelas, comprar 82,300 pupitres; surtir de medicamentos a 10 centros de salud, entre otras inversiones necesarias para los hondureños.

Después del fraude electoral de noviembre del año 2017 varios peajes fueron incendiados por la población que se encontraba muy molesta luego del robo de la presidencia a Salvador Nasralla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: