elcaminantehn octubre 4, 2018

Cuando una mascota llega a un hogar se espera que ésta sea tratada como un integrante más de la familia, pero ese no es el caso de María. Esta perra en embarazo quedó paralizada, no podía mover sus patas traseras y fue abandonada por sus humanos cuando se enteraron que debían realizarle una cesárea por un valor de $3000, a ellos se les hizo fácil deshacerse de ella sin importar su estado ni el tiempo que estuvo a su lado brindándoles amor. 

Lo peor de esta historia es que fueron los mismos humanos de María los que la forzaron a quedar en embarazo cruzándola con otro perro de la familia, pero gracias a la asociación de protección animal Friends of Emma, en Texas, Estados Unidos, María y sus cachorros lograron salvarse.

La perra de raza Dachshund fue diagnosticada con anemia debido a las pulgas y sufrió un gran impacto a nivel emocional después de todo lo sucedido,  por eso el personal de la asociación se encargó de brindarle muchas dósis de amor para curar su corazón roto.

La perra dio a luz a siete preciosos cachorros que por fortuna nacieron en excelentes condiciones de salud. María comenzó una rutina fisioterapeutica para mejorar su parálisis.

Después de todo, esta historia tuvo un final feliz, ella y sus bebés fueron adoptados en maravillosos hogares donde se encuentran recibiendo amor por montones y mucha tranquilidad como se lo merecen.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: