Macri pidió ayuda a católicos y evangélicos para contener crisis social por aumento de pobreza.

El Gobierno pidió ayuda a católicos y evangélicos para contener la crisis social

Ante el aumento de la pobreza a 27,3% y de la desocupación a 9,6% difundido por el Indec la semana pasada, el Gobierno salió a pedir socorro a las iglesias católicas y evangélicas para contener la crisis social en los barrios más vulnerables del país, principalmente en el conurbano bonaerense.

El plan de contingencia es encabezado por la gobernadora provincial, María Eugenia Vidal, y su amiga, la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley. Es conocida la cercanía y fidelidad de ambas funcionarias a la jerarquía de la Iglesia Católica, muestra de ello fueron sus posicionamientos férreos a favor del aborto clandestino durante el debate parlamentario.

Indec: la pobreza alcanzó el 27,3% en el primer semestre del año y la desocupación aumentó del 8,7 al 9,6%

Según el diario La Nación, Vidal y Stanley pidieron a las instituciones religiosas que aumenten su participación en el reparto de comida para la distribución de 400 mil kilos de leche en polvo y de 120 mil módulos de asistencia alimentaria, compuesto cada uno por doce productos de necesidad básica nutricional.

La idea es que los obispos coordinen la asistencia social a través de las parroquias en los barrios populares, entidades como Cáritas y otras organizaciones sin fines de lucro. La novedad es la participación de pastores evangélicos, quienes fueron convocados semanas atrás a la Casa Rosada para definir el programa de acción.

“Nos juntamos con todas las sedes de Cáritas del conurbano, con los obispos de todas las diócesis y con los pastores evangélicos para seguir profundizando el trabajo social que se hace en el conurbano y en el resto del país”, confirmó Stanley.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: