Periodista es descuartizado tras criticar al reino de Arabia Saudita.

Avanza la investigación sobre la muerte del periodista Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudí en Estambul. Unas grabaciones de audio revelan que el articulista saudí, crítico con la monarquía del Reino, fue desmembrado en la legación diplomática mientras sus asesinos escuchaban música, según un informe difundido por el ‘Wall Street Journal’. Turquía sostiene que dichas grabaciones prueban que Khashoggi fue asesinado por un equipo de 15 agentes saudíes.

El periodista no fue interrogado, tal y como sostiene Riad, que ante el terremoto diplomático parece estar dispuesto a admitir que Khashoggi murió en el consulado “durante un interrogatorio”. En cambio, fue detenido minutos después de entrar en el edificio, golpeado, sedado y asesinado en el despacho del cónsul saudí, Mohamed al Otaibi.

Al Jazeera aporta más detalles sobre el crimen. Según la cadena catarí, el asesinato duró siete minutos. Nada más llegar al consulado, Khashoggi entró en el despacho del cónsul general y fue retenido por varias personas. En ese momento, le colocaron encima de una mesa y le drogaron. Aún vivo, uno de los funcionarios presentes, el presidente de la Compañía Saudí de Patalogía Forense, Salá al Tubaigy, empezó a descuartizarle. Debido a los gritos, el forense —que ocupa un alto cargo en el Ministerio del Interior y que solo podría actuar por orden de un alto cargo saudí— recomendó a los presentes que pusieran música.

Uno de los sopechosos estuvo en España

Cinco de los 15 implicados en la desaparición del disidente saudí son cercanos al príncipe heredero, Mohamed bin Salman. De hecho, uno de ellos, Maher Abdulaziz Mutreb, es uno de sus acompañantes habituales en los viajes al extranjero. El diario ‘The New York Times’ lo ha identificado desembarcando de su avión en París y Madrid, y entre su círculo de seguridad en Naciones Unidas, Houston y Boston. Otros tres implicados también son parte del equipo de seguridad de Mohamed bin Salman, mientras que un quinto es un médico forense del Ministerio del Interior saudí, cuya supuesta relación con el príncipe heredero no detalla el rotativo neoyorquino.

Los implicados forman parte del equipo saudí que aterrizó en Estambul el 2 de octubre, horas antes de que Khashoggi, ex gerente general del grupo de comunicación Al Arab Media Group y columnista del ‘Washington Post’, desapareciese en el consulado. Las nuevas revelaciones surgen cuando Riad prepara un informe en el que admitirá que planeaba interrogar al periodista y trasladarle a Arabia Saudí, pero defenderá que Khashoggi fue asesinado por estos agentes saudíes, que actuaron sin la autorización del Reino.

Todo apunta a que este equipo de agentes —el mismo que asesinó, troceó el cadáver y lo sacó del consulado en valija diplomática— será la cabeza de turco. Nueve de los 15 agentes trabajaban para los servicios de seguridad saudíes, el Ejército u otros departamentos ministeriales. La presencia en la escena del crimen de tantas personas próximas al príncipe heredero pone en tela de juicio su desconocimiento del caso. Este miércoles, Arabia Saudí ha cesado al cónsul en Estambul, que será investigado, según un comunicado oficial que no aclara las razones exactas de las pesquisas.

El cese de Al Otaibi, confirmado por el periódico ‘Sabq’, se suma a la investigación interna abierta por la Fiscalía saudí y a la “colaboración” abierta con las autoridades turcas, en el marco de la cual este lunes fue registrado durante nueve horas el consulado en Estambul. El Gobierno turco espera registrar este miércoles la residencia del cónsul, después de que ayer retrasaran el registro porque “nos contaron que la familia del cónsul estaba dentro”, según el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu.

Repercusiones en el terreno diplomático

Mientras se van conociendo nuevas revelaciones sobre la muerte, los ministros de Asuntos Exteriores del G7, junto con el alto representante de la Unión Europea, afirmaron este miércoles que los responsables de la desaparición del periodista “deben rendir cuentas”. Los ministros de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido, Estados Unidos y la UE declararon en un comunicado que esperan que “el Reino de Arabia Saudí realice una investigación rigurosa, creíble, transparente y sin demora, como ha sido anunciado”.

El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, anunció este miércoles la cancelación de su previsto viaje a Arabia Saudí a raíz del caso Khashoggi, mientras el portavoz del Gobierno, Steffen Seiebrt, asegura que desde que desapareció el periodista “no ha ocurrido nada que sirva para disipar las sospechas” de que las autoridades saudíes son responsables. También elFondo Monetario Internacional (FMI) ha cancelado la participación de su directora gerente, Christine Lagarde, en el foro económico de la próxima semana en Arabia Saudí sin ofrecer explicaciones de los motivos. La decisión de Lagarde llega después de que varios patrocinadores e invitados al foro Future Investment Initiative (iniciativa de inversión futura), entre ellos el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, hayan cancelado su participación.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: