elcaminantehn octubre 21, 2018

Un grupo de migrantes aseguraron que las autoridades en la frontera de “Agua caliente” entre Honduras y Guatemala, otorgaban a migrantes hondureños que pretendían salir del país entre L.500 y L.1,000 para que retornaran a sus hogares.

“Estaban dando a las mujeres mil lempiras y a los caballeros 500 para que se regresaran”, afirmó el grupo de migrantes hondureños, quienes estaban molestos. Esto, luego que el Instituto Nacional de Migración cerrara el control migratorio de Agua caliente.

Asimismo, detallaron que cuando los migrantes que decidían regresar a sus hogares llegaban a San Pedro Sula, “les daban un boleto; es decir, para que se fueran y se podían subir a cualquier bus”.

“No vamos a aceptar,” dijo uno de los migrantes. Sin embargo, reconoció que una persona cercana a él aceptó regresar. Esto, en vista que no les permitieron continuar hacia Guatemala.

Según la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO), más de 800 personas se han atendido en puesto de retorno en Agua Caliente. Lo anterior, dentro de los cuales contabilizan a 180 niños y niñas, dato que contabilizan desde el miércoles hasta el sábado.

“Hasta el mediodía del sábado, 13 autobuses han partido desde Agua caliente hasta San Pedro Sula, con los compatriotas que voluntariamente decidieron regresar a casa. Lo anterior, para resguardar su integridad y la de su familia”, aseguró COPECO.

Asimismo, añadieron que “el Centro de Atención al Hondureño Retornado que estableció COPECO en la Frontera Honduras/Guatemala, proporciona un refugio temporal, alimentación. Así como atención médica y transporte para nuestros compatriotas que de forma voluntaria han determinado retornar al país.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: