elcaminantehn octubre 23, 2018

El presidente de Bolivia, Evo Morales, recibió un doctorado honoris causa en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), ubicada en la Ciudad de Buenos Aires (Argentina), y frente a su colmado auditorio expresó: “Tal vez estamos con algunas debilidades en América Latina, pero tengo mucha confianza en los movimientos sociales”.

Al desarrollar esa idea, planteó que “puede haber momentáneamente una arremetida del imperio norteamericano, pero lo más importante es la respuesta en unidad”. Al instante los presentes, en su mayoría ciudadanos argentinos y bolivianos, ovacionaron al mandatario y entonaron cantos a favor de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, del histórico líder del movimiento obrero local, Juan Domingo Perón, y otros referentes políticos del continente. “¡Patria sí, colonia no!”, se escuchaba vocear desde las butacas.

Centenares de militantes sociales se vieron imposibilitados de entrar al colmado auditorio y tuvieron que situarse en las calles adyacentes con sus banderas y consignas políticas. Mientras tanto, Morales describía el contexto que está atravesando la región, según su punto de vista: “Antes se inventaban golpes militares, ahora hay golpes congresales y judiciales”.

De este modo, hizo referencia a los juicios que enfrentan otros importantes dirigentes de la centro-izquierda latina, como Kirchner, Lula da Silva y Rafael Correa, y a la destitución parlamentaria de Dilma Rousseff y Fernando Lugo, entre otros ejemplos.

A ese respecto y sobre la actual tensión que se vive en el continente, aseguró que “se entiende la preocupación”, pero pidió “identificar a los enemigos externos y cómo desde arriba imponen políticas”. Al mismo tiempo, Morales consideró: “Antes me preguntaba por qué había tantos golpes de Estado, pero ahora me doy cuenta de Solté hcómo los imperios de turno nos dividían para dominarnos y robar nuestros recursos naturales”.

“En el 2018 Bolivia fue, nuevamente, primera en crecimiento económico de Suramérica”

Desde otro punto de vista, el líder plurinacional subrayó los logros obtenidos por su país bajo su mandato y resaltó que “en el 2018 Bolivia fue, nuevamente, primera en crecimiento económico de Suramérica”. Y aportó cifras concretas: “En 2005, antes de nuestro proceso, el Producto Interno Bruto (PIB) por cabeza estaba en 900 dólares, y ahora son más de 3.000 dólares”.

Según Morales, ello se debe a una buena “redistribución de los recursos naturales”. Además, repasó que muchos servicios públicos, como la telefonía móvil, estaban privatizados, pero fueron estatizados bajo su Administración:

Para finalizar, bromeó sobre la esencia de su Gobierno: “Ya saben que no soy economista ni planificador. Yo soy experto para marchar y a veces cortar caminos”. Y ya sobre el cierre de su alocución, manifestó: “Antes gobernaban los gringos, ahora gobernamos los indios en Bolivia”.

El presidente boliviano voló hacia la capital argentina para asistir al desfile folclórico ‘Bolivia Baila en Argentina 2018’, donde comunidades de su país  desplegarán sus danzas típicas este sábado 20 de octubre desde las 8:30 (hora local) en el centro de la ciudad.

En territorio argentino viven miles de familias bolivianas, a tal punto que existen 11 consulados y tres viceconsulados para asistir sus demandas. Aun así, y pese a su presencia en Buenos Aires, Morales no se reunió con el presidente local, Mauricio Macri, y no se informó sobre ningún encuentro entre representantes de ambos gobiernos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: