Adoptaron un niño con parálisis cerebral y prematuro que fue abandonado.

Desde que se casaron, hace 6 años, Damián y Pablo buscaban convertirse en padres. Benicio fue el regalo perfecto.

Cuando Damián y Pablo se casaron hace 6 años, uno de sus planes y sueños más grandes era convertirse en padres.Entonces, en ese momento comenzaron las gestiones para lograr adoptar. Es que hace 11 años que están juntos y desde los comienzos que la idea de tener una familia rondaba a la pareja.

A pesar de que tuvieron que esperar varios años, su deseo finalmente se cumplió y una llamada los sorprendió con la hermosa noticia. No solo ellos podrían al fin tener un hijo, sino que además le estaban dando un hogar a un niño que lo necesitaba más que ninguno.

El pequeño Benicio nació prematuro, a las 30 semanas, pesando tan solo 1 kilo con 400 gramos y lamentablemente fue abandonado por su madre, contaron sus nuevos padres al portal argentino Todo Noticia.

“Estuvo 45 días en neonatología, donde sufrió una infección intestinal causada por la inmadurez de sus órganos y luchó por sobrevivir. Nosotros nos enteramos de que había una posibilidad de adoptarlo y no lo dudamos”, explicaron.

El primer contacto con su pequeño fue recién a su primer mes de vida, porque en el hospital solo podían verlo por la ventana. No tenían papeles, por lo tanto tampoco autorización para estar con él. Su situación era compleja, pero los médicos aseguraron que Benicio mejoraba gracias al amor de Damián y Pablo. “Porque antes estaba deprimido, sentía el estado de abandono”, contaron. Cuando dejó el hospital, pesaba dos kilos setecientos.

“Lo sentimos nuestro desde el primer día. Atravesamos diferentes situaciones, pero para nosotros no había nada más importante en el mundo que su salud. Hubo días en que los médicos no sabían si iba a pasar la noche y ahora, el 31 de octubre va a cumplir cuatro años”, aseguró la pareja argentina.

Sin embargo, tras cinco meses fuera del hospital, comenzaron a notar que Benicio no se desarrollaba cómo los niños de su edad. Entonces surgió un complicado diagnóstico: tenía parálisis cerebral con una cuadriplejía espástica. Sin dudarlo, comenzaron de inmediato con los medicamentos y tratamientos para su bienestar.

Al poco tiempo Benicio fue sometido a una tenotomía, una intervención quirúrgica para mejorar un desequilibrio muscular. Le pusieron botox en las rodillas y los resultados fueron positivos, pero no todo lo que sus padres esperaban. Comenzaron a buscar otras alternativas, incluso en otros países.

Una de las opciones que encontraron fue en México, donde podían realizarle una cirugía pequeña directamente sobre los músculos. “Se corrigen posturas con pequeñas incisiones y el resultado es para toda la vida”, dijo Pablo al portal.

Los especialistas mexicanos explicaron que debían hacerle 48 correcciones en total a Benicio, lo que mejoraría su calidad de vida, liberando sus músculos y así el cerebro ya no se encargaría de sus movimientos, sino que de otras funciones como el habla.

La pareja está decidida a darle la cirugía a su pequeño, pero el dinero es actualmente su mayor obstáculo, ya que necesitan seis mil dólares y sus trabajos como restaurador de muebles y peluquero no les permite realizarlo de inmediato. Así que intentan reunir la totalidad con bingos, almuerzos y venta de comida.

En tanto llegan a la meta monetaria, ambos creen que lo mejor es seguir dándole amor a Benicio, para que se recupere. “Él se hace entender, nos hace saber lo que le gusta o cómo está de ánimo. Benicio nos enseñó que el tiempo es lo más valioso que podemos darle.Aprendimos que los problemas que uno se hace son innecesarios porque hay cosas que realmente son más importantes”, dijeron.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: