Niño con cáncer viaja en la caravana en busca de cura.

LA HISTORIA DE UN NIÑO CON CANCER QUE VIAJA CAMINANDO EN LA CARAVANA EN BUSCA DE UNA CURA.

«Sí, hay curas», repite una pareja de inmigrantes hondureños que marchan a los Estados Unidos, en una búsqueda desesperada de su hijo de seis años que padece un cáncer terminal.

María Argentina Paz y Rodrigo Villanueva son parte de la caravana en movimiento que comenzó el 13 de octubre y viaja a través de México después de cruzar la frontera de Guatemala con Tecún Umán.

La esperanza de encontrar una cura para su hijo, Mery Sair, los alienta a proceder al territorio de los Estados Unidos. A pesar de los peligros del paseo marítimo.

«En Honduras, solo mantienen la quimioterapia y las píldoras, pero la enfermedad es progresiva porque no pudieron detenerla», dijo Paz. En los Estados Unidos, «hay cura, han investigado y ya la están procesando y sí hay cura «, dijo con esperanza.

Aunque continúan creciendo, los tumores en el pie de Mery Sair y su brazo derecho le impiden ir. Su máscara de diseño infantil cubre casi toda su cara. Debido a la enfermedad, perdió su derecho

En su nativo Omoa (norte de Honduras), su familia fue transferida a otros tres hijos de la pareja. El mayor de nueve años ya se había sometido a una exitosa cirugía en el corazón.

Al revés, también dejaron la pobreza. «Solo se trata de arroz, frijoles y el alquiler porque todo es caro, no se puede. Entonces todo queda por emigrar por su salud. »

Después de los tratamientos de quimioterapia, el niño tiene una úlcera de estómago por hambre y quiere comer una manzana o plátano y usted no tiene dinero para comprar.

No duele» darle de comer «, dice esta madre sobre los vecinos de las lágrimas.

Paz hacer tareas de limpieza y sus mansiones «para sobrevivir, pero incluso entonces no se puede sobrevivir».

Desalojada

Para complicar la situación, los médicos de Honduras las eliminaron».

Los médicos me dijeron que disfrutaría cuando él han dejado sus vidas, (…), que no saben si vivirá por días o meses «, dice con frustración.»

Una parte básica [de migrar] es para nuestro hijo. está enfermo y la enfermedad que tiene en nuestro país es muy difícil [de tratar] debido a la pobreza y porque es terminal «lo siento por Villanueva.

Comentó que» el salto en Honduras es muy poco, así que uno como uno Papá debe estar al final con sus hijos y ver cómo ayudarlos, por eso hemos arriesgado su vida y la suya. »

» Queremos disfrutarlo hasta el último momento y si Dios nos da la oportunidad de curarnos «, dijo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.