Abuelita es expulsada de su casa de madera para no dañar la vista de lujoso condominio.

Honduras-Doña María Carmelina Cruz es una anciana sampedrana que viviendo entre la pobreza y la miseria hace treinta años decidió vivir en lo que para entonces eran tierras municipales abandonadas de los bordos del sector Norte de San Pedro Sula al que por mucho tiempo se le denominó “el chorizo”.

El “chorizo” era un bordo parte de los predios municipales que fue utilizado por décadas como un vertedero de basura en unas tierras donde solo los más desposeídos podían vivir.

Sin embargo el crecimiento acelerado de la ciudad impulsado por la migración interna en su mayoría de habitantes del occidente de Honduras hacía San Pedro Sula hizo de esta ciudad lo que todos atestiguamos el día de hoy donde actualmente residen más de un millón de personas.

Siguiendo el plan urbano diseñado para la ciudad y adecuándose a las tendencias mundiales las clases altas de San Pedro Sula siempre han atesorado en las faldas de la cordillera del Merendón un paraíso natural con hermosas vistas verdes, el sonido de la naturaleza, pero siempre ha existido un problema en esta zona, <<los pobres>> que ya vivían en las tierras que antes nadie querían pero que en la actualidad son las de más alta plusvalía.

Y es así como doña María se convirtió por décadas en una víctima más de la desigualdad y la exclusión social cuando relató a nuestro medio como desde el inició de construcción de estas obras lo único que creía seguro en su vida le fue arrebatado siendo invitada a desalojar lo que ellos consideran es anti-estético y un factor que puede impedir a varios de sus clientes cerrar trato en la compra de sus lujosos condominios.

Ellos consideran que no es para menos, sus unidades habitacionales rondan un valor superior a los 100 mil dólares y al cruzar la calle su vecino inmediato es doña Maria con su casa construida de desperdicios de lamina, madera y plásticos que literalmente fue destruida y quemada por agentes de la municipalidad el día miércoles siete de noviembre.

La municipalidad sampedrana argumento que la demolición de la casa de doña Maria se debía ejecutar para proteger el “Medio Ambiente” es por eso que la directora de “Urbanismo y Medio Ambiente” ordenó la demolición de todas las construcciones de madera y laminas del sector frente a “Condominios Panorama”.

“No es justo” Argumento doña María “la construcción de ese edificio talo más árboles y daño el suelo más de lo que yo pude hacerlo viviendo más de treinta años en esta zona”.

La municipalidad sampedrana, los propietarios del edificio Panorama y del centro de negocios “Nuevos Horizontes” están desplazando gente pobre valiéndose de artimañas legales y de poder político, es su deber reubicar a las personas de éste sector.

El uso excesivo de la fuerza debe ser motivo de investigación para los entes del estado, ninguna municipalidad tiene derecho de tratar a sus habitantes de esta forma mucho menos a los más desposeídos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: