Cártel de Sinaloa se abastecía desde Honduras, SPS era su centro de operaciones.

MÉXICO, D.F.- El 17 de febrero de 2015, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos informó que había incluido en su lista de narcotraficantes importantes a Francisco Javier Gastélum Serrano, el quinto de los hermanos Gastélum Serrano que el Departamento del Tesoro incluía en esa lista al amparo de la Ley de Designación de Narcotraficantes Extranjeros o Ley Kingpin.

Washington dijo que Francisco Javier, a quien señaló como parte de la red de distribución de drogas del Cártel de Sinaloa, ofrecía “apoyo crítico” a las actividades de narcotráfico de su hermano César Gastélum Serrano, identificado por autoridades estadunidenses como “un prominente distribuidor de cocaína” en Centroamérica.

Identificó a Francisco Javier como presidente de la empresa Andamios Dalmine, con 13 oficinas regionales a través de México y que brindaba servicios al gobierno de Jalisco, y cuyas bodegas fueron usadas para almacenar drogas.

A su vez, la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) señaló a César como operador del Cártel de Sinaloa, quien utilizaba una vasta red criminal “para movilizar toneladas de cocaína por semanas a través de Honduras y Guatemala hacia México”.

La detención

César Gastélum Serrano, de 47 años y originario de El Dorado, Sinaloa, abría la puerta de un automóvil BMW después de bajar de una camioneta Volkswagen Amarok. Llevaba una pistola calibre 38 fajada en la cintura y nada de credenciales. Era su forma de viajar para no ser identificado y detenido. El pasado sábado 11 de abril, seguía esa rutina en Cancún, Quintana Roo, pero falló. Fue detenido en el bulevar Kukulcán de la zona hotelera.

Al hombre que a sus 46 años le apodan La Señora es el mediano de cinco hermanos Gastélum Serrano ligados al tráfico masivo de cocaína desde Colombia hasta Estados Unidos y el líder de esa célula que le conseguía ‘coca’ a los capos Ismael El Mayo Zambada y a Damaso López, El Licenciado. En su momento lo hizo para Joaquín El Chapo Guzmán, capturado el 22 de febrero de 2014, y hoy preso en el Centro Federal de Readaptación Social número uno del Altiplano, en el Almoloya, Estado de México.

El Cártel de Sinaloa tiene a Los Ántrax como su brazo armado y a los Gastélum Serrano como su brazo abastecedor de cocaína.

César Gastélum, presunto socio de El Mayo, era pieza clave en el tráfico de cocaína a «gran escala a través de la ruta Colombia, Honduras, Guatemala hacia México, con destino final en Estados Unidos», dijo el domingo 12 de abril el comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, al informar sobre su detención.

Para traficar la droga «utilizaba una extensa red criminal que le permitía dirigir una organización capaz de transportar toneladas de drogas semanalmente a través de Honduras y Guatemala hacia» EU, dijo Rubido.

César Gastélum fijó su centro de operaciones en San Pedro Sula, Honduras, ciudad que por cuarto año consecutivo es la más violenta de 50 urbes del mundo, al ocupar una tasa de 171.20 homicidios por cada 100 mil habitantes, según un informe del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal publicado el 19 de enero.

Vivió en ese país por un tiempo. Es el socio más importante de la principal organización delictiva de Honduras encabezada por los hermanos Valle, según el comisionado Rubido.

César escapó de Honduras después de que las autoridades de ese país lo fijaron como un objetivo de detención al ser vinculado en los homicidios de altos mandos policiales hondureños. El traficante volvió a escapar de las autoridades.  Esta vez fue a Quintana Roo.

En ocasiones iba a Guanajuato y a Sinaloa para supervisar sus actividades delictivas.

El sábado 11 de abril fue cuando fuerzas federales lo detuvieron. No hubo disparos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.