Málaga, España ” Candela” una perrita que vivió siete años encerrada comiendo pan.

‘Candela’, una perrita de raza rottweiler, fue encontrada el pasado 8 de noviembre en la azotea de una casa en Málaga, España, enferma y desnutrida. La mujer que la tuvo por años en esa situación de abandono fue detenida por la policía, luego de que un vecino alertara a las autoridades sobre el abandono y grave estado de salud en que había estado el pobre animal durante años.

La perrita duró aproximadamente siete años, toda su vida, “viviendo” en una terraza donde era alimentada con pan duro que le tiraba la mujer sin corazón.

Después de que un ciudadano avisara sobre el caso de Candela, las autoridades se trasladaron hasta el lugar para verificar la información y se encontraron con la lamentable situación de la perrita maltratada.

A su llegada encontraron a una perrita dócil y cooperadora, en grave estado de desnutrición y con severos problemas de salud, teniendo muy marcadas las costillas y los huesos de las caderas, según informó la Policía Nacional en un comunicado.

Luego de ser rescatada, Candela fue trasladada a una clínica veterinaria, donde descubrieron que estaba casi ciega a causa de la conjuntivitis; desnutrida, y pesaba alrededor de 23 kilos, la mitad de lo que debería pesar, y padecía de leishmaniasis, una enfermedad causada por un parásito que se transmite por la picadura de un mosquito, que si no se detecta a tiempo, puede causar la muerte del animal.

Oscar del Bosque, que acompañó a los agentes en el rescate, dijo a El País:

“Estaba en un charco de orina y heces, prácticamente ciega, llena de costras, delgadísima”.

Agentes de la Policía Nacional de Málaga detuvieron a la presunta responsable del delito de maltrato animal, una mujer de 56 años, quien dejaba al pobre animal a la intemperie todo el tiempo y sólo le arrojaba pan duro como alimento.

El presidente de la Asociación para la Investigación y Seguimiento sobre Maltrato Animal y Medioambiental de la Axarquía (APISMAM) no se había encontrado una situación tan dura en los tres años que han pasado desde que existe la ONG.

Candela estaba autolesionando, padecía una conjuntivitis de años y el pus no la dejaba ver. No tenía donde resguardarse, estaba a la intemperie y la dueña le echaba una bolsa de pan duro que ni siquiera abría. Tiene entre siete y nueve años. Toda su vida metida allí”.

Candela ha pasado casi un mes en un hospital veterinario y se ha recuperado. Ella fue entregada al cuidado de la Protectora Refugio Cantalobos en Almuñécar (Granada) donde se encuentra en proceso recuperación y en busca de una buena familia que la adopte y le brinde el amor que se le ha negado por tantos años.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: