Colombia: Coca Cola amenaza con irse ante nuevos impuestos del gobierno.

Pese a que la ley de financiamiento pasó el primer debate y aprobó el punto que le impone un IVA plurifásico a cervezas y gaseosas, aún sigue el riesgo de que ese artículo vuelva a ser polémico.

Hasta el momento, los pronunciamientos habían provenido de los productores de cerveza, mientras que los congresistas señalaban que el silencio de los relacionados con las gaseosas era un signo de aprobación.

No obstante, las directivas de Coca-Cola Femsa, que se encuentran en Colombia por una razón distinta a la ley de financiamiento, destaparon su posición.​

Silvia Barrero, directora legal y de asuntos públicos de la compañía y Jorá Ramón Martínez, vicepresidente de asuntos corporativos, dijeron en EL TIEMPO que, si bien entienden las necesidades de recursos del país y, por tanto, son conscientes de lo clave que es la ley de financiamiento, les asaltan dos inquietudes.

El primero de ellos, según expresó Barrero, es el cambio en el régimen de zonas francas que traían desde la reforma del 2012. “Tenemos una zona franca permanente que es el cluster de bebidas más moderno en la región y acoge a otras empresas. La inversión allí fue de 300 millones de dólares confiados en la estabilidad jurídica”, indicó.

Barrero agregó que la modificación que plantea el artículo 9 de la ley, el cual modifica la base gravable del IVA a las zonas francas les genera un impacto que se suma al del paso del IVA monofásico al plurifásico. “Son grandes cambios en las reglas de juego”.

Precios

De acuerdo con lo expresado por Barrero, el IVA plurifásico puede afectar los precios del producto, disminuyendo los ingresos y poniéndolos a pensar sobre la conveniencia de su permanencia en Colombia.

La directiva de la embotelladora expresó que el cambio de IVA monofásico a plurifásico tendría un impacto del 20 por ciento en la demanda con un efecto cascada en los tenderos, puesto que “el 80 % del mercado de este producto está en las tiendas y representa el 30 % de los ingresos de los tenderos”.

Desde esa perspectiva, señala Barrero, el recaudo estimado por el Gobierno, proveniente de este IVA, sería menor, ante la caída del consumo. “Hoy el recaudo del IVA monofásico está garantizado, porque está en cabeza del productor”.

Durante los debates de estudio y aprobación de la ley de financiamiento, los congresistas hicieron énfasis en que el impacto en el precio, por esta medida, no afectaría en nada el consumo y si representa para el ingreso que necesita el país, cerca de 1 billón de pesos.

Para Mario Valencia, director de Cedetrabajo e investigador de la Red de Justicia Tributaria “ese es el resultado de haber establecido mecanismos antidemocráticos de supuesta protección a las inversiones, pasando por encima de los intereses nacionales. Por eso desde diversos sectores hemos pedido que se renegocien los acuerdos internacionales que ofrecen garantías excesivas a esas empresas, sin exigirles ningún requisito de desempeño”.

La última palabra la tendrán las plenarias, la próxima semana, en el segundo y último debate a la controvertida ley.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: