Profesor diseñó y fabricó su propio coche eléctrico en el garaje de su casa

Carlos Rodríguez, profesor de Educación Física en el IES Las Salinas del Mar Menor (España), ha tardado seis años en diseñar y fabricar su propio coche eléctrico. De forma autodidacta, Carlos puede presumir de un deportivo eléctrico descapotable con una autonomía de 300 kilómetros

Carlos no tenía ningún tipo de conocimiento de ingeniería o mecánica cuando empezó este proyecto. Todo comenzó con una enfermedad, una meningitis hizo que tuviera más tiempo libre y empezó a leer y formarse en temas de mecánica e ingeniería.

Se decantó por un coche eléctrico en lugar de un gasolina por ser más ecológico y barato a largo plazo.

El primer paso fue la carrocería, diseñada por él mismo y fabricada con fibra de vidrio, aunque podría hacerse de fibra de carbono para aprovechar sus propiedades. Después trabajó en el chasis, fabricado en acero y aluminio, para pasar al motor eléctrico y la batería, lo que le llevó mucho trabajo dada su complejidad.

Al final se decidió por unas parecidas a las que montan los Tesla. La decisión final estuvo muy influenciada por el hecho de que las patentes de Tesla están libres de derechos.

Otras piezas homologadas que ha reutilizado son de modelos como el Audi A1 (faros delanteros), el Audi Q3 (faros traseros), el Seat León (retrovisores) o el Opel Corsa (dirección eléctrica).

Su sueño: fabricar su coche eléctrico en serie y poder comercializarlo. Para ello necesita un inversor que le ayude a producirlo en edición limitada.

El paso final y no menos importante es la homologación para poder circular con él en vías públicas, cosa que no va a resultar fácil ya que la inversión es cuantiosa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.