Rusia pide ante la ONU que se designe a los cascos blancos como terroristas financiados por EE.UU.

La representación de Rusia ante la ONU dice que los cascos blancos se han desacreditado con sus crímenes en Siria y deberían ser designados como terroristas.

“Los cascos blancos son parte del Frente Al-Nusra (ahora denominado Frente Fath Al-Sham) y la ONU (Organización de las Naciones Unidas) debería calificarlos como terroristas”, dijo ayer jueves Vasili Nebenzia, representante permanente de Moscú ante el máximo organismo internacional.

Los países occidentales que están financiando y apoyando a la mencionada organización, señaló el diplomático, son además conscientes de su carácter terrorista, aunque prefieran no hablar de ello.

Tras destacar que los cascos blancos “tienen representantes en Occidente”, Nebenzia añadió que la organización “se ha desacreditado con sus crímenes en el territorio de Siria”.

Según un informe presentado también ayer jueves a la ONU por Maxim Grigoriev, director de la Fundación de Investigación sobre los Problemas de la Democracia, los cascos blancos han participado en Siria en el tráfico de órganos, en el apoyo logístico al terrorismo y en el saqueo del país.

Los cascos blancos son parte del Frente Al-Nusra (ahora denominado Frente Fath Al-Sham) y la ONU (Organización de las Naciones Unidas) debería calificarlos como terroristas”, ha afirmado el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia.

Grigoriev presentó en su informe relatos desgarradores sobre la participación del grupo en crímenes de tráfico de órganos humanos. Citando a un testigo de un área donde operaba la organización, Grigoriev reveló que las personas evacuadas por los cascos blancos a menudo no regresaban con vida.

“Por ejemplo, una persona sufre una lesión menor, es rescatada, evacuada y luego devuelta con el estómago cortado y sin órganos internos”, explicó.

Los cascos blancos son un grupo que se hace pasar por un organismo humanitario y que opera en distintas zonas en poder de bandas vinculadas a Al-Qaeda, como la Junta de Liberación del Levante (Hayat Tahrir Al-Sham, en árabe).

Damasco los considera miembros de Al-Qaeda disfrazados de rescatistas voluntarios que, con apoyo occidental, buscan derrocar al Gobierno sirio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.