Mel Zelaya una piedra en el zapato de los gringos.

Por: Oscar Manuel Marroquín

Los empleados baratos con los que cuentan los norteamericanos en Honduras estuvieron muy prestos aquel 28 de junio a dar un golpe de Estado sin importarles cuales serían las consecuencias para el país, como buenos lame botas arguyeron todo tipo de mentiras e improperios contra el presidente José Manuel “Mel” Zelaya legalmente electo por el pueblo tal como lo manda la constitución política.

Ahora, esos mismos se aprestan a dar un segundo golpe contra Zelaya, solo que esta vez de manera aparentemente diferente, preparando información que involucre al expresidente Zelaya en quien sabe qué tipo de delitos que obviamente son sacados de la más perversa imaginación con el ánimo de apartarlo de una buena vez de la vida política del país.

Los norteamericanos saben perfectamente bien que el Partido Nacional ya no es una opción política favorable a sus intereses, las razones sobran, pero creo que mencionar algunas de estas no está de más: la corrupción, el narcotráfico y la impunidad son tres variables con las que los Estados Unidos no quieren seguir cargando, debido al coste que genera en sus planes de política externa y en la lucha interna por mantenerse el poder.

La captura de Tony Hernández no es un hecho al azar, la misma es parte de todo un plan concebido desde el departamento de Estado para sacar del camino político al Partido Nacional en próximas contiendas electorales, es decir los Estados Unidos no tienen pretensión alguna por mantener a este partido al frente del poder en Honduras.

Pero, además, el departamento de Estado quiere dejar completamente limpio el camino para las nuevas elecciones que se avecinan en Honduras, es justamente aquí donde se produce la segunda parte de este plan; Zelaya se ha convertido en una piedra en el zapato, en otras palabras, los norteamericanos no quieren ni a Zelaya ni a otro candidato de LIBRE como posibles ganadores de esas venideras elecciones y para lograr ese objetivo nada mejor que fabricar delitos cometidos tanto por Zelaya como por alguno de sus seguidores más cercanos y de esa manera eliminar toda posibilidad de triunfo del partido LIBRE.

La cosa no para ahí, los norteamericanos ya no necesitan al Partido Nacional en el poder y tampoco ven una opción en LIBRE, entonces pretenden matar dos pájaros de un solo tiro, y dejar expedito el camino para un candidato dócil y manejable, propio para los intereses de los Estados Unidos; dado que existe por parte del país del norte, enorme preocupación por el incremento de las relaciones de China con algunos países del área centroamericana.

Creo de manera muy particular que José Manuel Zelaya y su instituto político tienen por delante un reto de inimaginables consecuencias para la existencia de una verdadera democracia en Honduras; si ponemos esto en blanco y negro, bien podemos afirmar que a LIBRE solamente le quedan dos opciones, la primera luchar por el rescate de una verdadera democracia y por la defensa de la soberanía nacional y, la segunda doblar las rodillas y humillarse ante los designios norteamericanos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: