México da la espalda al Grupo de Lima y defiende sus relaciones con Venezuela.

México rechaza la política injerencista del Grupo de Lima sobre Venezuela y asegura que mantendrá sus relaciones con Caracas, lo que seguramente no gustará para nada a los Estados Unidos de Norteamérica.

Andres Manuel Lopez Obrador, presidente de México, en compañía de Nicolas Maduro, presidente de Venezuela:

El Gobierno de México ha ratificado su postura de respeto a la soberanía de las naciones y a la política de no injerencia del presidente, Andrés Manuel López Obrador.

El ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, desdeña el rechazo de los resultados de las elecciones del pasado domingo en su país por parte del Grupo de Lima, y señala que Estados Unidos y la derecha venezolana buscan desestabilizar el Gobierno del reelecto presidente Nicolás Maduro.

Durante una reunión preparatoria del Grupo de Lima, el subsecretario para América Latina del Gobierno mexicano, Maximiliano Reyes Zúñiga, ha reiterado que el Ejecutivo de López Obrador no piensa romper las relaciones diplomáticas con Venezuela.

“Autodeterminación de los pueblos, solución pacífica de las controversias, no intervención, la cooperación internacional y el respeto, la protección y la promoción de los derechos humanos en nuestra América Latina y el Caribe”, ha señalado Zúñiga, a través de un mensaje en su cuenta en Twitter.

La postura del Gobierno mexicano surge en medio de un nuevo intento del Grupo de Lima de intervenir en la política interna de Venezuela a través de acciones impulsadas por los Gobiernos derechistas de Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Perú.

Autodeterminación de los pueblos, solución pacífica de las controversias, no intervención, la cooperación internacional y el respeto, la protección y la promoción de los derechos humanos en nuestra América Latina y el Caribe”, ha señalado el subsecretario para América Latina del Gobierno mexicano, Maximiliano Reyes Zúñiga, a través de un mensaje en su cuenta en Twitter.

Desde un principio, López Obrador, considerado el primer presidente izquierdista mexicano, siempre se negó a unirse a la campaña de presiones contra Maduro y prometió que su Administración mejoraría los lazos con el Gobierno chavista.

“No tenemos razones para involucrarnos en asuntos que no nos corresponden. Lo mejor es la neutralidad. Respetaremos la autodeterminación, la no intervención, la solución pacífica de las controversias, la cooperación para el desarrollo y queremos amistad con todos”, remarcó a mediados de noviembre, defendiendo la invitación a Maduro a la ceremonia de su investidura.

Por otro lado, el nuevo secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard Casaubón, ya había anunciado que México, bajo el Gobierno de López Obrador, no intervendrá en conflictos de otros países como Venezuela.

Con información de HispanTV

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.