Navidad en revolución: Macron no convence y Franceses vuelven a las calles con más fuerza.

Por sexto sábaconsecutivo hay concentraciones frente al Castillo de Versalles, en las afueras de París, Macron no convenció con sus propuestas y los franceses y francesas salieron nuevamente a las calles y con mucho más fuerza que antes, dejan a un lado las fiestas navideñas para dedicarse a su causa.

Los chalecos amarillos tomaron este sábado las calles de Francia para protestar contra las medidas del Gobierno de Emmanuel Macron.

Por sexto sábado consecutivo hay concentraciones frente al Castillo de Versalles (símbolo de la Revolución francesa), en las afueras de París, capital gala.

El palacio de Versalles (sede del Parlamento francés) anunció que estará cerrado de manera “preventiva” por decisión de la Prefectura (Delegación) de Gobierno.

La Policía gala llamó a los comercios parisinos a mantenerse “vigilantes”, en una jornada clave en víspera de la Navidad.

También tienen previstas otras acciones en varios puntos fronterizos del país, entre ellos el del sureste de Francia con España, cerca de la Junquera.

Las protestas de los chalecos amarillos continúan pese a que el Gobierno suspendió de forma definitiva los impuestos al combustible, origen de unas movilizaciones que rápidamente se convirtieron en manifestaciones generalizadas.

Desde el inicio de las protestas, 2.891 personas, entre civiles y policías, resultaron heridas, según reportó el viernes el Ministerio francés del Interior. Asimismo, diez personas han perdido la vida.

Con información de TeleSur.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.