Diputado de Bolsonaro: «Al que le gusten los indios que vaya a Bolivia».

El diputado del nuevo Gobierno de Jair Bolsonaro en Brasil, Rodrigo Amorim, se refirió hoy a Bolivia al hablar de las reformas que sufrirá la aldea Maracaná a la que considera una «basura urbana».

La aldea Maracaná que se encuentra en Rio de Janeiro, ciudad de la que Amorim es diputado, está emplaza en 14,3 mil metros cuadrados y habitada por al menos 25 comunidades indígenas, adyacente al estadio Maracaná.

El diputado del Partido Social Liberal sostuvo que el lugar «es un absurdo y el espacio podría servir como estacionamiento o equipamiento accesorio del propio estadio del Maracanã. Como carioca, me causa indignación ver aquello de la manera que está hoy».

Y siguió: «A quien le gusta el indio, que vaya a Bolivia, que, además de ser comunista, sigue presidida por un indio».

Las declaraciones fueron reveladas hoy por los diarios brasileros.

Además aseguró que el terreno es un peligro para residentes y turistas y un lugar de consumo de drogas. «La verdad es que se convirtió en una cracolandia, un punto de consumo de drogas para delincuentes y marginales», sostuvo Amorim.

La asunción del nuevo presidente y su gabinete, llegó junto a comentarios despectivos y políticas reaccionarias que Bolsonaro prevé en contra del pueblo indígena

Rodrigo Amorim fue quien rompió una placa conmemorativa a Marielle Franco, la legisladora que fue asesinada por la Policía en 2018.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.