Durante el conteo de votos en las elecciones generales de Honduras en noviembre del año 2017 el sistema de conteo y proceso de votos, se cayó y por arte de magia el actual dictador Hondureño, Juan Orlando Hernández, remontó a una diferencia de más cinco puntos contra el opositor y presidente legitimo Salvador Nasralla.

En aquel momento las autoridades electorales anunciaron que la tendencia era irreversible, lo que provocó que cientos de personas salieran a las calles a protestar, resultando muertas más de 50 personas a manos de la policía militar.

A pesar de que esto fue conocido por los organismos internacionales, ninguno hizo un reclamo sobre la caída del sistema y por supuesto, ninguno puso en duda los resultados que cambiaron durante la caída del sistema de conteo de votos.

Representantes de la Unión Europea en Honduras durante el fraude electoral de 2017:

La Unión Europea, por medio de su representante en Honduras, salió ante los medios de comunicación y avaló los fraudulentos resultados que se dieron, dando pasó a la ilegal reelección del dictador que hoy gobierna y que causa la salida de miles de Hondureños y Hondureñas hacía el norte de América.

Hoy, hipócritamente la Unión Europea llama a realizar nuevas elecciones en la República Bolivariana de Venezuela, donde señalan que fueron «impuestos», y salió ganador el actual presidente Nicolas Maduro.

Al comparar el caso de Venezuela, donde el sistema funcionó correctamente y donde la población salió a votar libremente y el caso de Honduras donde el sistema de conteo de votos se cayó por varios días y dio resultado a un fraude electoral, la Unión Europea demuestra una vez más que avala regímenes corruptos en América Latina.

Mientras tanto, los gobiernos de México, Uruguay, Bolivia, Cuba, entre otros , han saludado el triunfo electoral de Maduro y anunciaron su presencia en la toma de protesta este próximo 10 de enero.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.