Francia: 32 mil manifestantes salen a las calles a enfrentarse al gobierno por novena semana consecutiva.

Al menos 32 mil manifestantes del movimiento chalecos amarillos llenaron las calles de Francia para exigir al presidente Macron que sus demandas sean acogidas.

El movimiento chalecos amarillos salió a las calles de Francia por noveno sábado consecutivo, en protesta contra de las políticas implementadas por el presidente galo, Emmanuel Macron.

La representante del movimiento, Priscillia Ludosky, señaló: «Queremos demostrar nuestra unidad en el corazón de Francia».

La movilización se dio tanto en París como en otras ciudades de Francia, concentrando más de 32  mil manifestantes, según datos aportados por el Ministerio del Interior de ese país.

Para evitar disturbios, el Gobierno desplegó unos 80.000 policías en todo el país, desplegando además un amplio perímetro de seguridad en los Campos Elíseos, en el Arco del Triunfo y alrededor de los símbolos más representativos de Francia.

Por su parte, Emmanuel Macron dijo en declaraciones anteriores que a partir del 15 de enero «abrirá en Francia un gran debate nacional, a diversos niveles, para tratar de encauzar las reivindicaciones del movimiento de los chalecos amarillos y de hallar un consenso que sirva para superar el profundo malestar social».

Se prevé que este proceso de diálogo dure tres meses y que esté centrado en cuatro temas, impuestos, energía verde, reforma institucional y ciudadanía; comenzando este próximo martes.

Tras las declaraciones del presidente francés, los ciudadanos esperan «medidas concretas, (ya que) los anuncios de Macron son migajas que pagan los contribuyentes. Nos piden hacer esfuerzos, pero son ellos los que deben hacerlos, hay tantos abusos y privilegios entre los políticos», así al menos lo expresó una de las manifestantes, Carole Rigobert, de 59 años.

Esta es la semana número nueve desde que se iniciaron las protestas en noviembre del año pasado. Ni siquiera las fiestas de navidad y año nuevo mermaron la organización popular.

Al respecto, el primer ministro de Francia,  Édouard Philippe, anunció que ante los disturbios derivados de las protestas, el «Gobierno legislará para sancionar a los participantes en manifestaciones no declaradas y para crear un registro de agitadores, de forma que se les pueda impedir su presencia en las protestas».

Con información de TeleSur

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.