El FBI abrió una investigación para saber si Trump trabajaba bajo las órdenes de Rusia.

The New York Times» revela que el FBI empezó una investigación días después de que echase al entonces director del FBI, James Comey, lo que desató una tormenta en los Estados Unidos.

Los agentes querían saber si Trump representaba una amenaza para su país o si trabajaba para Moscú con conocimiento o si era manejado por los rusos

Inmediatamente después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, decidiese fulminar al ex director del FBI, James Comey, que se enteró de su despido por los medios de comunicación, los agentes federales abrieron una investigación para determinar si Trump trabajaba a las órdenes de Rusia.

Según esta revelación publicada por el periódico The New York Times, los investigadores de inteligencia querían establecer, primero, si el propio presidente representaba una posible amenaza a la seguridad nacional del país; y segundo, si trabajaba para Rusia, como se ha indicado con anterioridad, con pleno conocimiento de las consecuencias o simplemente Moscú le manipulaba a su antojo. Entonces, también se valoró si el despido de Comey, que entonces estudiaba los contactos con Rusia de Michael Flynn, consejero de Seguridad Nacional en aquel momento, podía considerarse obstrucción a la justicia, lo cual hubiese abierto entonces la puerta al impeachment (moción de censura).

Ya desde la campaña presidencial de 2016, los agentes del FBI tenían sus sospechas de los lazos de Trump con Rusia. En cambio, se mostraron cautos a la hora de abrir una investigación ante el entonces candidato, en parte debido a que desconocían cómo proceder al ser una situación sin precedentes. Sin embargo, las explicaciones de Trump sobre por qué se deshizo de Comey no hicieron más que apuntalar las sospechas del FBI.

Fue entonces cuando se nombró a uno de los suyos, concretamente el antecesor de Comey al frente del citado FBI, Robert S. Mueller, para ponerse al frente de una investigación oficial, destinada a averiguar si Rusia interfirió en las elecciones presidenciales y si el equipo de campaña de Trump conspiró con Moscú.

De momento, ha quedado probado que Rusia manejó a su antojo a los votantes a través de las redes sociales en esta campaña electoral. Mientras, ahora queda poraclarar a qué nivel y en qué grado los tentáculos rusos llegaron al equipo de campaña de Trump. ¿Fue un plan sofisticado orquestado desde Moscú? ¿Surgió todo sobre la marcha aprovechándose de la poca profesionalidad del equipo de Trump en unas elecciones presidenciales, en las que Rusia intenta interferir desde hace décadas y en las que el republicano ni siquiera esperaba ganaren un principio?

Hasta ahora no han salido a la luz evidencias que prueben que Trump mantuvo contacto directo con el gobierno ruso. Sin embargo, a medida que avanza la investigación de Mueller, no hace más que estrecharse el cerco al entorno del presidente.

Mientras, Trump se lanzó para defenderse a Twitter, la red social que demostró ser un excelente altavoz durante la campaña y ahora su gran tirachinas en su pelea contra los demócratas. «Acabo de saber en el fracasado New York Times que los corruptos ex líderes del FBI, casi todos despedidos o obligados a abandonar la agencia por muy malas razones, me abrieron una investigación sin razón & sin pruebas después de que despidiese a James Comey el Mentiroso, un sinvergüenza total», cargó Trump en Twitter, donde escribió seis mensajes sobre este asunto.

De momento, esta nueva revelación cambia ante el público estadounidense la intención y el propósito de la investigación: ¿Era o es Trump una baza rusa? ¿Qué significaría que el presidente de Estados Unidos estuviera trabajando para Rusia y en contra de su país?

Con información de El Mundo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.