Estados Unidos reafirma su apoyo a la opositora Asamblea Nacional en Venezuela y ordenó la formación de un nuevo Gobierno que sustituya al de Nicolás Maduro.

El portavoz de la Secretaría de Estado de EE.UU., Robert Palladino, insiste hoy sábado en un comunicado en que Washington apuesta por una democracia y un Estado de derecho en Venezuela.

“Es hora de iniciar una transición ordenada hacia un nuevo gobierno”, ha declarado Palladino, asegurando que EE.UU. apoya “el llamamiento de la Asamblea Nacional (Parlamento) a todos los venezolanos para trabajar juntos, de forma pacífica, en la restauración de un gobierno constitucional y en la construcción de un futuro mejor”.

Con estas palabras el diplomático estadounidense ha endurecido las críticas de su país a Maduro quien juró el jueves como presidente de Venezuela ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para el periodo constitucional 2019-2025.

El Gobierno de Estados Unidos, junto a la oposición venezolana y varios países del continente americano, han desconocido la legitimidad del Gobierno de Maduro, quien ganó los comicios de mayo de 2018 con más de 5 millones de votos.

La Asamblea Nacional venezolana que ya había acusado a Maduro de “usurpar” la Presidencia, convocó el viernes una movilización para el 23 de enero a favor de un “gobierno de transición”.

Es hora de iniciar una transición ordenada hacia un nuevo Gobierno”, insiste el portavoz de la Diplomacia estadounidense, Robert Palladino, y exige la formación de un nuevo gobierno que sustituya al de Nicolás Maduro, presidente legal de Venezuela

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha aprovechado hoy sábado su visita en Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), para reiterar su compromiso con la derecha venezolana.

Ha confesado que la Casa Blanca está trabajando desde hace dos años para impulsar un cambio de Gobierno en Venezuela, y establecer, a su juicio, “una verdadera democracia en ese país”.

La Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, volvió a recurrir a sanciones el martes para mostrar su rechazo a Maduro, luego prometió usar todo su poder económico y diplomático para aumentar la presión al “régimen” chavista.

Maduro, por su parte, aprovechó su discurso de juramentación para denunciar que el “imperialismo norteamericano y sus satélites” están librando “una guerra mundial” contra su país. Denunció que “la oligarquía y el imperialismo”, base de las dictaduras en el continente, “tratan de derrocar el proceso nacional” bolivariano que encabeza, pero aseguró que su Gobierno se defenderá de toda “manipulación mediática y política”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.