El jefe de personal saliente de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), el teniente general Gadi Eisenkot, reconoció por primera vez que Israel proporcionó armas ligeras a los grupos rebeldes sirios a lo largo de la frontera durante los siete años de guerra civil en el país árabe, agregando que fue «para defensa propia», durante una entrevista el pasado domingo con el periódico The Sunday Times.

Hasta el momento Israel afirmaba que solamente había brindado ayuda humanitaria a los grupos de la oposición siria, negándose a comentar informes de que también les había suministrado armamento.

De acuerdo con The Times of Israel, las declaraciones del teniente general forman parte de un movimiento amplio dentro del Ejército y las instalaciones de defensa israelíes, que consiste en ser más abiertos sobre las actividades de las FDI contra Irán en Siria.

Bombardeos «casi diarios»

El pasado 13 de enero Eisenkot también admitió, en otra entrevista con The New York Times, que su país lleva a cabo desde hace años una campaña no declarada de bombardeos «casi diarios» contra Irán y sus representantes en territorios de Siria y el Líbano.

Asimismo declaró que tan solo en 2018 Israel lanzó alrededor de 2.000 bombas sobre presuntos objetivos vinculados con el país persa.

Aunque los vínculos directos entre los rebeldes sirios y los comandantes israelíes apenas acaban de ser revelados, los rumores de estrechos lazos militares entre los militantes armados y el Gobierno israelí han estado circulando durante años.

El pasado septiembre, la revista Foreign Policy informó que al menos 12 facciones que se oponen al Gobierno de Bashar al Assad recibían apoyo significativo de Israel, que de esa manera buscaba prevenir que tanto los milicianos apoyados por Irán como los terroristas del Estado Islámico se adueñaran de los territorios que limitan con la frontera israelí.

Con información de Rusia Today.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.