Google te espía todo el día y te conoce mejor de lo que te conoces tú mismo.

Google es la página de internet a la que recurrimos cada que tenemos una duda o una consulta, de hecho, básicamente le confiamos toda nuestra vida. Desde que activamos el servicio de localización para usar Google Maps, hasta cuando le confiamos que queremos visitar una página en modo de incógnito, parece ser que este buscador el mejor amigo que pudiéramos desear. Eso si no fuera un amigo que está obsesionado contigo.

Resulta que aún con su imagen colorida y bonachona, este buscador es realmente un banco de información sobre ti que nadie más puede igualar. Si Mark Zuckerberg se roba tu información, es algo mínimo a comparación de lo que esta multinacional tiene sobre ti.

Un diseñador web de nombre Dylan Curran decidió solicitar su información personal a Google por medio del apartado “My Activity” y los archivos que bajó, llegaron a pesar más de 5,5 GB en pura información sobre él. Según dijo, fue una cantidad 10 veces mayor a la información que bajo sobre él mismo de Facebook, en el mismo periodo de tiempo, ya que abrió las dos cuentas en el 2015.

Dentro de la información que venía como sus búsquedas en Google o páginas más frecuentadas, también venían lugares a los que fue o por los que pasó físicamente, si pasó junto a un bar, Google lo sabía, si viajó al extranjero, Google lo sabía, eso no es lo preocupante, lo peor de esto es que Dylan nunca dio permiso para activar la localización de su dispositivo en ningún momento.

Esto quiere decir que Google siempre va a saber en dónde estas y qué rutas tomas para ir diario a tu escuela o trabajo, a pesar de que tú desactives manualmente el sistema de localización y niegues permisos. Eso no le importa a Google, mientras lleves el celular contigo, tendrá tu rutina ya bien establecida.

Si alguna vez has dicho algo en voz alta cerca de tu dispositivo, eso también lo registra Google, hay incluso usuarios que han hecho la prueba de que tanto escucha Google, los resultados son aterradores.

Un usuario de Youtube hizo un experimento con una cuenta totalmente nueva de Google, se grabó a si mismo hablando sobre un tema especifico (En este caso “Juguetes para perro”) el cual nunca había mencionado en voz alta, es más, ni perro tenía.

Sin activar el micrófono de ningún dispositivo, comenzó a hablar en voz alta de cuanto ama a su perro y que le gustaría comprarle juguetes nuevos por alrededor de dos minutos. La publicidad que comenzó a aparecerle en todas las páginas eran relacionadas a juguetes para perro.

Otro usuario de Google bajó su información y se dio cuenta que dentro de toda esta también había búsquedas que él había realizado en el Modo Incógnito de Google, cosa que supuestamente no debería pasar, ya que el Modo Incógnito no deja rastros de búsqueda… Oficialmente.

Recientemente también se lanzó un servicio llamado Customer Match, el cual comparte tu correo con compañías para que puedan mandarte publicidad que te pueda interesar en el momento en que te pueda interesar y cuando más estés susceptible a recibir la información.

Ahora que ya conoces esto, puedes empezar a tener miedo. El libro de 1984 se hizo real, Big Brother is watching you.

Con información de Fayer Wayer

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.