El presidente de la República de Colombia, Iván Duque, anunció la noche de este viernes el levantamiento de la mesa de conversaciones que se adelantaba con la guerrilla del Eln, en La Habana (Cuba). El jefe de Estado hizo el anuncio en respuesta al atentado terrorista perpetrado en contra de la escuela de cadetes de la Policía General Santander, que dejó como saldo 21 víctimas mortales y más de 50 heridos.

El gobierno adjudica el atentado al ELN, aunque este grupo no ha tomado la autoría de dicho acto, mientras que los y las colombianas lo ven como una cortina de humo y en otros caso como un «autoatentado», con el objetivo de mantener al país en zozobra.

De acuerdo a algunas opiniones, al no haber logrado una guerra contra Venezuela, el gobierno derechista de Duque debe mantener latente la guerra contra grupos armados y así desviar la atención de otros temas importantes del país, así como enviar a «hijos de otros a matarse entre ellos».

Duque anunció el levantamiento de la suspensión de las órdenes de captura a los 10 miembros del Eln que fungían como negociadores en la isla y revocó la resolución que creaba las condiciones que les permitían a los guerrilleros permanecer en la isla. «Basta ya, señores del Eln. Basta ya de muertes, de secuestros y atentados. Colombia les dice basta», dijo el primer mandatario.

Duque reconoció que la determinación adoptada esta noche, al término del Consejo de Seguridad Nacional llevada a cabo en la Casa de Nariño, tendrá implicaciones y desafíos para el país. “Pero nunca nos ha tocado fácil y los colombianos siempre hemos superado los obstáculos. Esta vez no será la excepción”, agregó.

«Bienvenidos al 2003 y a la seguridad democrática, nos regalan miedo para vendernos seguridad, Duque ya se mamo de querer caerle bien a todos y ahora si saca su casta de ultra derecha, y al país nos va a joder con eso, gracias 10’300.000 imbéciles».

La decisión de Duque reactiva, de manera inmediata, las circulares rojas de la Interpol en contra de quienes tienen órdenes de captura. No obstante, hizo un nuevo llamado a la guerrilla para que dé gestos de paz si quiere sentarse en la mesa de negociaciones con el gobierno. Eso sí, fue enfático en afirmar que las condiciones para dialogar siguen siendo las mismas.

Por ello, exigió la liberación de los secuestrados que tiene dicha organización en su poder y el cese de todas sus actividades criminales. “Estas condiciones no nacen por capricho, sino por la premisa de que la paz se debe construir sin premiar ni legitimar a los criminales, y no puede ser producto del chantaje y la ilegalidad”, agregó el presidente.

La mesa de conversaciones entre el gobierno y el Eln se instaló en febrero de 2017, tras un tortuoso muñequeo por la liberación de un grupo de secuestrados en manos de la insurgencia, que incluyó casi tres años de diálogos exploratorios. La sede de los diálogos inicialmente fue Ecuador, donde se alcanzaron a adelantar cuatro ciclos de conversaciones.

Luego del asesinato de tres ciudadanos ecuatorianos, a manos de la disidencia de las Farc que encabezaba alias Guacho, supuestamente muerto en combates con la Fuerza Pública, el presidente de ese país, Lenín Moreno, renunció al papel de garante que se cumplía allí y ordenó el traslado de la mesa de negociaciones a otro país.  Desde entonces, el proceso de negociación se adelantaba a Cuba

En La Habana se alcanzaron a adelantar dos ciclos de negociación,durante los cuales se dejaron prácticamente pactados los protocolos para un cese bilateral del fuego. En este contexto, terminó el mandato del expresidente Juan Manuel Santos y quedó en manos del nuevo mandatario la potestad de continuar los diálogos.

Desde el 7 de agosto, el Iván Duque puso como condición para reiniciar las negociaciones la liberación de todos los secuestrados, la renuncia al secuestro y el abandono de las extorciones y los ataques a la infraestructura como estrategia de guerra. Sin embargo, las condiciones no se cumplieron en estos casi cinco meses de gobierno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.