La ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos de Brasil, Damares Alves, se llevó a una niña de una comunidad indígena de forma irregular y la presentó como su hija adoptiva, según un reportaje de la revista Época.

Según la investigación, Alves, que integra el flamante gabinete del presidente Jair Bolsonaro y que ya generó polémica por haber dicho que en la «nueva era» de Brasil «el niño viste de azul y la niña de rosa», arribó hace 15 años al Alto Xingú, en el norte de Mato Grosso donde se encuentra la aldea de la comunidad indígena Kamayurá.

Según la investigación, años atrás Alves, compañada por su amiga y mano derecha Márcia Suzuki, se presentó en la aldea como misionera y dijo estar preocupada por la salud bucal de Kajutiti Lulu Kamayurá, que actualmente tiene 20 años.

Tanto al abuela de la menor como varios miembros de la comunidad afirmaron a Época que Lulu dejó la aldea bajo el pretexto de hacerse un tratamiento dental en la ciudad y nunca más volvió.

Tanumakaru, la abuela, aseguró que Alves se la llevó de forma irregular. «Lloré, y Lulu estaba llorando también por dejar a la abuela. Márcia se la llevó a la fuerza. Dijo que la traería de vuelta, que cuando estuviera de vacaciones la traería aquí”, dijo la mujer. Consultada sobre si sabía, en el momento de la partida de Lulu, que no volvería, fue directa: «Nunca»

Época informó que la ministra brasileña se comunicó por WhatsApp con los periodistas que estaban haciendo el reportaje cuando todavía estaban en el Alto Xingú, para informarles que estaba «a disposición para responder a las preguntas (…) sobre nuestros niños, sobre mi hija y sobre las familias». «No tenemos nada que esconder. Pero insisto: traten todo con la mirada especial para estos pueblos, para las madres y niños que sufren «, afirmó.

Sin embargo, cuando los periodistas se trasladaron a Brasilia, Alves se negó a dar una entrevista y respondió parcialmente a 14 preguntas de la revista.

«Todos los derechos de Lulu Kamayurá fueron observados. Ninguna ley fue violada. La familia biológica de ella la visita regularmente. Tíos, primos y hermanos que salieron con ella de la aldea residen en Brasilia. Todos mantienen una excelente relación afectiva”, aseguró.

Consultada sobre por qué no devolvió a la niña a la aldea después del tratamiento, la ministra de Familia respondió que «Lulu Kamayurá ya regresó a la aldea. Ella dejó el lugar con la familia y jamás perdió contacto con sus familiares biológicos».

También le preguntaron si adoptó formalmente a Lulu, pero Alves no respondió.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.