Zapatos de hija de Mauricio Oliva, pueden alimentar a 750 hondureños.

El viernes pasado la hija del Presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva fue nombrada como nueva directora del Banco Central de Honduras.

Ese acto tan corrupto y descarado por parte de la dictadura hondureña ha recibido un sin fin de críticas, como la inexperiencia y la falta de conocimiento en asuntos económicos por parte de la joven.

O el poder que Mauricio Oliva, señalado varias veces por corrupción poseerá sobre el sistema financiero hondureño, ahora que es su nuevo dueño.

Una polémica sale a la luz, los lujos de cuales goza la hija de Oliva, los zapatos que utilizó para su nombramiento tienen un precio en el mercado de 750 dólares, más gatos de envío.

Un costo bastante significativo para un país cuya más de la población vive en niveles elevados de pobreza, viviendo con apenas un dolar diario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.