The New York Times asegura que capos de la droga mexicanos financian campañas políticas Estadounidenses.

La idea de que el narco pone y el narco quita políticos en México resultó pequeña. Los grupos criminales mexicanos dedicados a la creación y distribución de droga también ejercen poder a fuerza de billetes en Estados Unidos, el país que más duramente ha criticado las alianzas entre grandes capos y las campañas electorales.

Una investigación profunda de The New York Times deja ver la capacidad que han tenido narcotraficantes mexicanos para financiar campañas de alguaciles en el territorio yanqui. La mayoría de casos se concentran en el sur de Estados Unidos, pero también se sabe de fuertes sobornos que los criminales ligados a la droga hicieron incluso dentro de prisiones del país que presume las prisiones más seguras del mundo.

Todo este escándalo surge a semanas de que se declarara que El Chapo Guzmán y su cártel habrían entregado millones de dólares al expresidente mexicano Enrique Peña Nieto. Mientras se condena a México por ser el país que más se ha corrompido con el dinero del narco, resulta que se mantuvieron y se mantienen activas varias redes de financiamiento político por parte de grupos criminales.

El ejemplo más fuerte asegura que un narco conocido como “el gallo” habría inyectado fuertes 100,000 dólares a la candidatura de un exalguacil del condado de Hidalgo, en Texas. Pero dentro de la nómina el narco mexicano en Estados Unidos también se incluyen jefes policiacos, autoridades penitenciarias con rasgos desde lo local hasta lo federal. Esto deja en claro que las autoridades estadounidenses han estado enteradas de estos sobornos y se ha mantenido en completo silencio.

Y es que esto es un durísimo golpe para Donald Trump. El presidente estadounidense es un firme crítico de las organizaciones criminalesmexicanas, asegurando que las autoridades de la nación azteca han cooperado para que entre droga a su país. Pero esto deja ver que la ruta para que el narco gane fortunas en Estados Unidos también esta trazada y protegida por elementos políticos y policiacos yanquis.

Se sabe de al menos cien funcionarios implicados.

Otro detalle interesante que revela el NYT es que el dinero del narcotráfico mexicano también ha modificado la economía de una pequeña ciudad prácticamente a su merced: Valle del Río Grande, Texas. No muy lejos de Reynosa, la ciudad más peligrosa de todo México, este pequeño poblado texano se ha llenado de mansiones de lujos, autos costosos y un modo de vida que sin duda está ligado al dinero de estos grupos criminales. Para lograr todo esto, las autoridades de este valle pueden estar implicadas.

“El dinero puede ser algo sumamente tentador… es difícil decir no”, comentó una autoridad al sur de Texas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.