Cultura de la violación: Niño abusa de su hermana de 6 años por recrear escena de videojuego.

Reino Unido.- Con solo 12 años de edad, niño abusa de su hermana de 6 años por recrear escena de videojuego. En el juicio que enfrenta el menor confesó los hechos y señaló que lo hizo por imitar una escena sexual del videojuego para adultos Grand Theft Auto.

El niño enfrenta a la corte juvenil en Reino Unido y confesó que el abuso sexual hacia su hermana ocurrió en varias ocasiones. Las autoridades revelaron que el niño podría pasar un año en un centro terapéutico. Las indagatorias señalan que la niña fue abusada mientras sus padres dormían, su hermano dijo que lo hizo por curiosidad tras ver la escena en el videojuego.

El niño enfrenta cuatro cargos, tres por abuso sexual y uno con incitación de conductas sexuales.

Russel Ryne, el fiscal, dijo que la niña le contó lo que su hermanito le hacía a una amiga de la escuela.

Arquitectura de la violación

La cultura de la violación es un entramado de prácticas sociales que normaliza conductasque tienen que ver con la violación y que afianzan sus bases, sin que estas conductas sean ni parezcan violación. Es su arquitectura, es su esqueleto, es lo que hace posible que las violaciones sucedan.

La dificultad para desmantelar esta estructura es que está enraizada en nuestra manera de vivir en sociedad y de relacionarnos. La cultura de la violación juega con ingredientes tan delicados y tan explosivos como el deseo, el sexo y el amor para disimular prácticas que son las responsables de las violaciones y que consiguen invisibilizarlas.

Porque, asumámoslo: nos horroriza la violación, en abstracto, pero somos una sociedad negacionista de las violaciones. Es como si no existiesen en su realidad concreta, es como si ninguna violación, en minúsculas, fuese real, como si no hubiese sucedido.

El cine, los vídeos musicales, la publicidad… nos muestran un ideal de hombre que, si bien ha ganado en sensibilidad en las últimas décadas, sigue siendo un hombre invencible, que se sale siempre con la suya, que triunfa, que conquista, que sabe perfectamente lo que quiere y va a por ello.

Vivimos en una sociedad, por otro lado, con muy poca resistencia a la frustración, con una piel muy sensible al rechazo y unos egos sobredimensionados no solamente en cuestiones sexuales sino en cualquier cuestión. Es muy difícil que se acepte un no por respuesta ante una petición, sea del tipo que sea.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.