Continua el juego sucio: EE.UU. presiona a la India para que pare de comprar petroleo Venezolano.

El enviado especial de Estados Unidos para Venezuela hace público que está presionando a La India para que deje de comprar petróleo a la República Bolivariana.

“Lo que les decimos (a las autoridades indias) es que no deberían estar ayudando a ese régimen, deberían estar del lado del pueblo venezolano”, ha dicho este domingo a la agencia de noticias británica Reuters, Elliott Abrams, designado a finales de enero por el secretario de Estado norteamericano, Michael Pompeo, para derrocar al Gobierno de Caracas.

El método empleado para ejercer esas presiones sobre las autoridades de Nueva Delhi contra el Gobierno de Caracas consiste en “argumentar, seducir (y) apremiar”, afirma el mismo enviado, que esta misma semana ha amenazado con imponer sanciones secundarias a individuos y compañías no estadounidenses vinculadas a Venezuela.

El pasado miércoles, el asesor presidencial de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, amenazó ya con imponer sanciones a las instituciones financieras que hagan negocios con Venezuela. “Si eso lleva a la gente a cooperar voluntariamente, nos alegra”, ha dicho Abrams al respecto. La semana próxima hay previstas reuniones bilaterales indio-estadounidenses en Washington.

El mercado indio es vital para Caracas, dado que Nueva Delhi —tercer comprador mundial— ha sido históricamente, según Reuters, “el segundo cliente en pagos en efectivo” del crudo venezolano, tras EE.UU. —que en la actualidad embarga tales pagos, que pone a disposición del opositor golpista Juan Guaidó—. Las ventas a China van dirigidas al pago de préstamos contraídos por Venezuela.

Lo que les decimos (a las autoridades de La India) es que no deberían estar ayudando a ese régimen (el Gobierno de Venezuela), deberían estar del lado del pueblo venezolano”, ha dicho el enviado de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams.

Las presiones antivenezolanas de Washington se suman a la exigencia de que Nueva Delhi detenga también sus importaciones de petróleo de Irán —habitualmente uno de sus principales suministradores—, por si fuera poco en un contexto de tensiones comerciales, puesto que EE.UU. amenaza con imponer nuevos aranceles a exportaciones indias por valor de 5600 millones de dólares.

Sin embargo, Moises Rendon, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés) de Washington D.C. (capital de EE.UU.), estima que “Estados Unidos tiene suficiente influencia para conseguir que La India se retire de su relación con Venezuela”. En enero pasado, el crudo venezolano suponía además solo el 4,2 % de las importaciones indias.

En fechas recientes se han observado tensiones entre La India y Estados Unidos por los intentos norteamericanos de imponer límites a las relaciones internacionales de Nueva Delhi, que en enero publicó un comunicado de rechazo a las indicaciones estadounidenses sobre su política en Afganistán. En octubre, el presidente de EE.UU., Donald Trump, rechazó visitar La India por el apego de Nueva Delhi a sus lazos con Irán y Rusia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.