Cae en Argentina el consumo de varios alimentos por la crisis provocada por Macri.

La pérdida del poder adquisitivo en medio de las constantes alzas de precio y la devaluación del peso frente al dólar obligan a muchos argentinos a cambiar su estilo de vida y también sus alimentos.

Según una encuesta realizada entre diciembre y enero por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) en esta capital, de la que se hace eco el diario Página 12, en ese período se registraron caídas en las compras de carne, lácteos, frutas, gaseosas, jugos y soda y también hubo limitaciones para las vacaciones.

El informe, en el que también trabajó el Instituto Proyección Ciudadana, revela que el poco consumo de carne -uno de los productos más demandados en este país-, varias bebidas, lácteos y frutas, afectaron principalmente a los sectores de menores ingresos.

La investigación abarcó a 647 personas, tomó como fecha entre el 10 de diciembre y el 25 de enero, el 40 por ciento de los entrevistados fue abordado en la vía pública y el 60 por ciento por Internet.

Mientras los lácteos, las carnes, los jugos, sufrieron una reducción en la adquisición de muchos, los productos que tuvieron mayor cantidad de consumidores fueron los fideos, harinas y arroz (13 por ciento) y frutas y verduras (14 por ciento).

‘En este sentido, se muestra por un lado una propensión a reconfigurar el consumo en términos de hidratos de carbono, relativamente más baratos y por otro lado el incremento estacional del consumo de frutas y verduras propio del verano’, señala el estudio.

Según la encuesta no solo fueron los alimentos, también otros rubros como las salidas y esparcimiento, el combustible, los medicamentos.

Solamente el nueve por ciento de los encuestados incrementó el consumo de lácteos, nueve por ciento de carnes, igual cantidad de gaseosas, jugos y soda, y el 12 por ciento salidas recreativas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.