Tenía 23 años cuando invadimos Irak, y no estaba seguro de que se basara en mentiras, pero algo muy profundo en mí, justo detrás del bazo, me dijo que se basaba en mentiras. Algo así como si aparece tu cita a ciegas y te das cuenta de que tiene un teléfono plegable 2004. Parece vagamente preocupante, y ninguna de las explicaciones que pueda proporcionarte te tranquilizará. Además, cualquier otra persona que actúe como si fuera normal también se vuelve sospechosa.

La invasión de Irak me pareció una mentira. Y resultó que tenía razón, que era una mentira, y que la totalidad de los medios principales de comunicación y nuestro gobierno estaban equivocados o mintiendo y, la mayoría de las veces, ambos.

Ahora nuestro gobierno y nuestros medios de comunicación están haciendo todo lo posible para meternos en otra guerra, esta vez con Venezuela. Nos dicen que el pueblo venezolano está desesperado por artículos de primera necesidad como la pasta dental, mientras que los periodistas independientes muestran montones de pasta dental asequible en Caracas.

E incluso si no tuvieran pasta de dientes, esta no parece ser una buena razón para que Estados Unidos comience a dejar caer nuestras malas decisiones de largo alcance sobre las cabezas de personas inocentes. Convertir una ciudad en un cráter de impacto por el bien de una batalla para detener la gingivitis parece un poco extremo.

Los principales medios de comunicación y casi la totalidad del gobierno de los Estados Unidos nos dicen que Juan Guaidó es el “presidente interino”, a pesar de que nunca fue elegido para ese cargo y el actual Presidente todavía está liderizando el gobierno y el ejército de Venezuela. Así que supongo que este “interino” es el momento en que Guaidó no es nadie y el momento en que vuelve a ser nadie, pero ahora le dice a las mujeres en las fiestas: “Saben, yo solía ser presidente interino”

Los principales medios de comunicación también nos informan que los militares venezolanos incendiaron camiones con ayuda estadounidense, cuando el video muestra a las fuerzas de la oposición haciéndolo. Además, la idea de que Venezuela reciba “ayuda” del país cuyas sanciones lo están aplastando sería como si Standing Rock Sioux aceptara paquetes de regalos de los equipos que perforan su territorio para apostar el oleoducto Dakota Access. A menos que las cajas estén llenas de toallas de papel industrial para ayudar a limpiar los derrames de petróleo, no veo cómo podría ser beneficioso. A veces, de hecho, tienes que revisarle los dientes al caballo regalado (o debería decir “perro regalado“).

Esta no es la primera vez que nuestro gobierno y nuestros medios han conspirado para arrastrar al pueblo estadounidense a la guerra con otro país, o han ayudado a crear un golpe de Estado que inevitablemente tendrá resultados desastrosos. Así que pensé que este sería un momento excelente para pasar por los cuatro mejores éxitos.

NÚMERO 4: LA GUERRA HISPANO-ESTADOUNIDENSE

Este es ampliamente considerado como el nacimiento de la propaganda de los medios modernos, porque fue la primera guerra que, de hecho, comenzaron los medios. Los periódicos fabricaron atrocidades en la interminable búsqueda de más lectores.

Y como señaló The New York Times: “El informe sensacionalista del hundimiento del acorazado estadounidense Maine en el puerto de La Habana, el 15 de febrero de 1898… y los demás informes escandalosos que llevaron a la guerra hispano-estadounidense podrían haber sido considerado simples caricaturas si no hubiera llevado a un conflicto internacional importante”.

Creo que tal vez The New York Times confundió esa cita con la declaración de su misión: “¡Caricaturescamente llevando a los Estados Unidos a un conflicto internacional importante desde 1851!”.

NÚMERO 3: LA GUERRA DE VIETNAM

Claro, casi todo el mundo sabe que la catastrófica guerra de Vietnam fue precipitada por el incidente del Golfo de Tonkin, en el cual malvados barcos torpedo de Vietnam del Norte dispararon contra buques navales estadounidenses. Después de esa escaramuza, el secretario de Defensa Robert McNamara recomendó que el presidente Johnson tomara represalias, y así comenzó la Guerra de Vietnam. Pero la mayoría de los estadounidenses aún no saben que no hubo un incidente en el Golfo de Tonkin, a menos que consideres los buques de la marina de los Estados Unidos literalmente disparando a eventos meteorológicos que vieron en el radar. El documental de 2003 La niebla de la guerra finalmente reveló la verdad. El ex secretario de Defensa Robert McNamara confesó que el ataque al Golfo de Tonkin en realidad no ocurrió.

Es correcto. Nunca sucedió. Al igual que los duendes o los dragones o el talento de Simon Cowell, fue un producto de nuestra imaginación nacional.

Las mentiras de nuestro gobierno, seguidas por el servil y crédulo reportaje de nuestros medios de comunicación, llevaron a la muerte de 58 mil miembros del servicio de los Estados Unidos y hasta 3.8 millones de vietnamitas.

El gobierno de los Estados Unidos tiene uno de los Departamentos de Fabricación y Falsificación más poderosos de todos los tiempos. Es una maravilla moderna a la par con la Gran Pirámide de Giza y la paralela de derecha de Rafael Nadal.

NÚMERO 2: LA GUERRA DE IRAK

Por supuesto, existe la mentira más obvia sobre Irak, es decir, que Saddam Hussein tenía tantas armas de destrucción masiva que a menudo usaba una para alcanzar lugares de difícil acceso mientras estaba en la bañera. Pero esa no fue la única mentira mostrada para llevar a cabo la completa aniquilación de la nación soberana que Saddam gobernó. Hubo otras, como la idea de que Saddam estaba conectado a al-Qaeda y quizás desempeñó un papel en los ataques del 11 de septiembre. William Safire escribió en The New York Times en mayo de 2002: “Mohamed Atta, destinado a ser el principal secuestrador suicida del 11 de septiembre, se reunió al menos una vez con el jefe de espionaje de Saddam Hussein en la embajada de Iraq, según informó el otoño pasado la inteligencia checa”.

Sí, Safire fue capaz de pulir un montón de porquería tan exhaustivamente que brillaría como un zafiro. Y esa columna aún está en el sitio web del Times, sin corrección, ni retracción. Yo diría que el Times solo es útil para cubrir el fondo de una jaula de pájaros, pero me temo que el diario podría mentir a tu cacatúa para una mal aconsejada invasión, matando a millones.

Pero la propaganda ni siquiera se detuvo allí. También hubo los ataques de ántrax después del 9/11. Anthrax fue enviado por correo a medios de prensa y oficinas de políticos. Hasta el día de hoy, mucha gente todavía cree que tuvo algo que ver con Irak o al-Qaeda debido a una galardonada vergüenza nacional como Brian Ross.

“QUEREMOS AYUDAR A LOS VENEZOLANOS”: ENTONCES MANTÉN A ESTADOS UNIDOS ALEJADO

“Brian Ross de ABC News escribió: ‘El ántrax en la carta contaminada enviada al líder de la mayoría del Senado, Tom Daschle, estaba mezclado con bentonita’ y ‘la bentonita es una marca registrada del programa de armas biológicas del líder iraquí Saddam Hussein’. Como Salon lo expresó tan claramente, ‘todas esas afirmaciones objetivas (…) eran completamente falsas, demostrable e incuestionablemente’. (…) Sin embargo, ni ABC, ni Ross se han retractado, corregido, aclarado ni explicado estos informes fraudulentos”.

Y, como era de esperar, después de ese informe descaradamente falso, Brian Ross no perdió su trabajo. De hecho, no fue retirado de ABC News hasta el año pasado, cuando “informó que el despedido asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, estaba listo para testificar que Trump le dijo que se pusiera en contacto con los rusos durante la campaña”.

Ese informe, al igual que los rumores sobre la integridad periodística de Brian Ross, resultó ser absolutamente falso.

(En mi opinión profesional, cualquier persona que haya tenido algo que ver con vender, perpetrar o planificar la Guerra de Irak nunca más debería ocupar un puesto más alto que el de aprendiz asistente del tipo que recoge el excremento de un perro que no pertenece a nadie y que no le importa a nadie. Si esa posición no existe, nosotros, como nación, deberíamos crearla solo para este momento. Sin embargo, a pesar de mis objeciones, Robert Mueller (jefe del FBI en el momento de la invasión y un gran partidario de ella) encabeza la mayor investigación en el país. John Bolton, quien abogó por la invasión a Irak desde la década de 1990, ahora es asesor de seguridad nacional. Bill Kristol, quien impulsó la guerra y dijo que duraría dos meses, ahora es un panelista regular en MSNBC. Y la lista continúa.)

A diferencia del Secretario de Defensa McNamara, quien admitió que el incidente en el Golfo de Tonkin nunca ocurrió, no tenemos un arma humeante que demuestre que el gobierno de Bush creó estas mentiras para llevarnos a Irak. ¡Oh espera! Resulta que la trituradora de papel en la Oficina Oval de Bush estaba en huelga por un salario mínimo más alto en 2002, y de hecho, tenemos un memorando escrito por el secretario de defensa de Bush, Donald Rumsfeld, un año antes de que las fuerzas estadounidenses desataran un reinado de terror para el pueblo iraquí. Su memo sobre la guerra con Irak decía: “¿Cómo empezar? ¿Estados Unidos descubre la conexión de Saddam con el 11 de septiembre o con los ataques de ántrax? ¿O tal vez una disputa sobre las inspecciones de armas de destrucción masiva?”.

No estoy seguro de qué es lo más sorprendente: que este memo existe o que parece que los muchachos Bush planearon una guerra internacional a gran escala de la misma manera que un hijo arruinado de 35 años esbozó su mala novela convencido de que es su boleto de salida del sótano de su madre.

“¿Cómo empezar una horrible guerra sangrienta? ¿Tal vez a Saddam lo encontraron a la luz de la luna como estrella porno?”.

El punto es que múltiples historias completamente falsas sentaron las bases para una invasión de Irak que dejó más de 1 millón de personas muertas.

NÚMERO 1: EL BOMBARDEO DE SIRIA

El presidente Bashar al-Assad gaseó a su propia gente, garantizando así una mayor injerencia estadounidense, y lo hizo solo unos días después de que Donald Trump le dijo al Pentágono que comenzara a retirar tropas de Siria. Al menos, esa es la historia que los medios corporativos repitieron en bucle durante al menos un mes, solo haciendo una pausa cada 10 minutos para tratar desesperadamente de que todos compremos más cosas con “baconator” en el nombre o la búsqueda de un pene más duro.

Entonces, ¿se supone que creamos que Assad hizo lo único que aseguraría una mayor injerencia de los Estados Unidos justo cuando estaba a punto de ganar su guerra? Es algo así como, cuando estoy a punto de ganar una competencia de pulso, suelo pellizcarme repetidamente los ojos. Ya sabes, sólo para mantenerlo emocionante.

Los famosos periodistas Seymour Hersh y Robert Fisk han hecho un gran trabajo al demostrar que los ataques químicos nunca ocurrieron, pero hay una nueva actualización. Hace solo dos semanas, un productor de la BBC se adelantó y dijo que en Douma, Siria, se grabaron escenas de ataques químicos.

Su tweet dijo que después de seis meses de investigaciones, puede probar que no se produjeron muertes en el hospital. Sin embargo, nuestros medios estadounidenses incansablemente ineptos, con poca o ninguna evidencia, corrieron diciendo: “¡Hubo un ataque químico! ¡Esa gente pobre! ¡Y tampoco tienen pasta de dientes! ¡Debemos bombardearlos para ayudarlos!”.

El punto principal aquí es que hemos reemplazado nuestros medios de comunicación con taquígrafos de la élite gobernante hace mucho tiempo. A la clase dominante se le ocurre una mentira para fabricar el consentimiento estadounidense para sus crímenes de guerra y esa mentira es rociada por capas sobre todos los ciudadanos estadounidenses promedio. Esto continúa hasta que algún ciudadano promedio cuestione la mentira y sea visto como si tuviera dos cabezas y una de ellas está cubierta de excremento de rata.

Para los “periodistas” que rocían las mejores mentiras en todo el país, les esperan premios, jets privados y bebidas en la azotea con celebridades de nivel medio como Chuck Norris. Ahora estamos llegando al punto en que los gobernantes reales, la administración de Trump, etc.; ni siquiera ocultan su corrupción. John Bolton declaró en Fox News que el objetivo final es robar el petróleo de Venezuela. Pero nuestros medios continúan promocionando la directriz de propaganda. Incluso después de que Bolton dijo eso, no verás a Anderson Cooper ni a uno de los grandes magos de Fox News diciendo: “Venezuela está sufriendo un golpe respaldado por Estados Unidos porque nos gustaría robar su petróleo”. Es realmente confuso que los medios corporativos protejan la propaganda incluso después de que los “líderes” hayan revelado sus verdaderas y siniestras intenciones.

En el interior de los párpados de Wolf Blitzer, la frase “Debe Defender la Matriz” parpadea en rojo.

La directriz de propaganda para Venezuela en este momento es: “Queremos ayudar a los pobres venezolanos”. Bueno, si quieres ayudarlos, entonces mantén a Estados Unidos alejado. No los obligues a tener nada que ver con el país en el que surgió el autoservicio de comida frita servido en un balde y los opioides en aerosoles nasales. En ningún momento nadie mira la presidencia de Donald Trump y piensa: “Vaya, ese país realmente tiene las cosas resueltas. Espero que traigan algo de su gran capacidad a nuestra puerta “.

Lee Camp es un comediante de stand-up con 20 años de experiencia, escritor, actor y activista estadounidense. Es el presentador del espacio de humor político “Redacted Tonight With Lee Camp” en el canal de televisión RT America.

Este artículo fue originalmente publicado en TruthDig el 7 de marzo de 2019, la traducción para Misión Verdad fue realizada por Ifigenia Chávez.

Misión Verdad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.