Crisis en Argentina, ya no hay ni leche.

Pasan los días, los meses, y sigue el problema. Desde principios de año escasea uno de los productos imprescindibles en cualquier lista de compras: la leche. Pero no todas las marcas, sino Armonía, que es la variante económica de Mastellone Hermanos S. A. (dueños de La Serenísima). Es la leche más barata y popular, porque integra el programa de «Precios Cuidados».

En todos los barrios, las denuncias se repiten. En Twitter, varios usuarios señalan que se acaba el stock. Otros, apuntan a que los locales ponen un límite a la cantidad de unidades que cada persona puede adquirir. Incluso, circulan varios memes con bromas sobre la situación.

Según lo publicado en el sitio Web de «Precios cuidados», el sachet de Armonía de un litro, entera o parcialmente descremada, cuesta $ 26,36. Otra opción es la leche de Sancor (también por litro, entera o parcialmente descremada), que se vende a $ 34,16. Es decir, un 29% más cara.

En el listado oficial figuran también dos leches en polvo: la de Armonía (entera y descremada) por $ 47,80 y la fortificada con Vitamina A y D de La Sibila por $ 81,54.

Además, en el portal hay un apartado con el título «Productos faltantes». Allí se informa que del 18 de marzo al 24 de marzo estará en falta el sachet de leche Armonía (entera y parcialmente descremada) en algunas sucursales de Carrefour, Walmart, Coto, Jumbo, La Anónima y Josimar.

En una recorrida, Clarín encontró que este producto falta en el Walmart de Avellaneda. «Se reponen todos los días, pero vuelan. A las 9 de la mañana ya se acaban», comentaron. Se pueden ver cuatro heladeras repletas de leche La Serenísima (a $ 53,90), pero de Armonía hay un espacio chico, más oculto, y con un cartel que indica: «Consumo máximo sugerido (por grupo familiar) hasta 3 unidades».

Tampoco estaba este producto en el supermercado Día de la calle 25 de mayo al 190, en Avellaneda. Este diario se encontró con un cartel que indicaba «límite 3 unidades por compra» y los estantes vacíos. A pocas cuadras, en un supermercado chino de la calle 25 de mayo al 1900, tampoco había leche de esa marca, solo estaba La Serenísima, a $ 42.

La escena se repitió en Barracas. Este producto también brillaba por su ausencia en el Carrefour de Montes de Oca al 900. Al igual que en el resto de las cadenas, el contraste era inmenso con el producto de primera marca: había leche La Serenísima en abundancia, a $ 39,50 el sachet.

Consultado por Clarín, Hernán Letcher, director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), opinó que «esto muy probablemente es una estrategia comercial». Y amplió: «si hay una caída de la producción, las empresas prefieren vender la leche más cara. Si en lugar de tener 100 litros de leche tenés 80, tratás de vender la que te deja mayor rentabilidad, que no es la Armonía».

Respecto a los carteles que ponen límites a las compras, Letcher sostiene que «habría que ver si aparece el mismo cartel con la leche La Serenísima. Porque las dos son de Mastellone. Si (el cartel) está solo para Armonía es medio raro, te está invitando a que compres otra leche. Me parece que es lo que está pasando. Da la impresión de que es un aprovechamiento comercial».

En la misma línea, el titular de Consumidores Libres, Héctor Polino, dijo a Clarín que considera «que este fenómeno se está produciendo por razones especulativas» y sostuvo que «debe ser para tratar de vender más La Serenísima, que está más cara».

Agregó que los «Precios cuidados» deben estar señalizado con un cartel especial, con una tipografía y colores determinados, que ya todos reconocemos. Pero que desde la ONG detectaron que en algunos lugares está la leche Armonía, pero no tiene este cartelito y su precio es algo superior al acordado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.