Hijo de Bolsonaro propone derrocar a Maduro mediante la fuerza.

El diputado brasileño Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente Jair Bolsonaro, expuso en una entrevista con un medio chileno su idea de que el mandatario venezolano Nicolás Maduro debe ser desalojado del poder por la fuerza.

“Nadie quiere una guerra, la guerra es mala, hay muchas vidas perdidas, hay consecuencias colaterales, pero Maduro no va a salir del poder de manera pacífica; de alguna manera va a ser necesario el uso de la fuerza, porque Maduro es un criminal”, dijo Bolsonaro al diario La Tercera.

El hijo del presidente de Brasil repitió una frase que suelen emplear altos cargos de EEUU: “todas las opciones están en la mesa” para resolver la crisis a la que se enfrenta Venezuela, dijo.

En opinión del diputado, lo “peor” que puede pasar es que Maduro siga en el poder porque seguiría supuestamente muriendo gente y porque su continuidad equivaldría al nacimiento de una “nueva Cuba”.

Eduardo Bolsonaro carece de cargos ejecutivos en el Gobierno brasileño, pero frecuentemente toma iniciativas y da declaraciones sobre política exterior; además, fue nombrado presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Cámara de Diputados.

El presidente Bolsonaro no descartó la posibilidad de apoyar una intervención militar estadounidense en Venezuela, durante el encuentro de esta semana en la Casa Blanca con su par Donald Trump.

Sin embargo, el canciller brasileño Ernesto Araújo había dicho unos días antes a una radio local que el papel de Brasil en la crisis venezolana es solo político y diplomático y que una “acción militar no está en nuestros planes”.

El 5 de enero, el diputado Juan Guaidó fue elegido presidente de la Asamblea Nacional, parlamento unicameral en desacato desde 2016, pero el 21 de ese mes el Tribunal Supremo anuló la designación.

Sin embargo, el 23 de enero, Guaidó se autoproclamó “presidente encargado” de Venezuela, apelando a un artículo de la Constitución que prevé la figura en caso de que exista un vacío de poder, pero no bajo el argumento de “usurpación del cargo”, como alegó.

Maduro, quien asumió su segundo mandato el 10 de enero tras unas elecciones que la oposición boicoteó, calificó la declaración de Guaidó de intento de golpe de Estado y responsabilizó a EEUU de haberlo orquestado.

Guaidó fue reconocido de inmediato por EEUU, al que se sumaron unos 50 países.

Rusia, China, Cuba, Bolivia, Irán y Turquía, entre otros países, siguen apoyando al Gobierno de Maduro, mientras México y Uruguay se negaron a reconocer a Guaidó, se declararon neutrales y propusieron un diálogo entre las partes para superar la crisis.

Con información de Sputnik Mundo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: