Denuncian que empresa de EEUU colocó grillete electrónico a migrante hondureño que les debe dinero.

El vicepresidente ejecutivo de la Fundación Arcadia, Robert Carmona Borjas, denunció que una empresa privada con la que un hondureño mantiene una deuda económica, colocó un grillete electrónico al catracho hasta que este pueda saldar la misma.

“Aquí estamos en la Fundación Arcadia alarmados y lo hemos denunciado sobre las prácticas análogas de la esclavitud que está realizando una empresa privada aquí en Estados Unidos en contra de un migrante hondureño”, dijo Borjas.

Acto seguido, explicó que el migrante hondureño sostiene una deuda privada con la empresa, por la que la misma, tomó la determinación para garantizar el pago de la deuda.

Se trata del hondureño Darvin Nai Carías Medina, quien es padre de dos hijos y de oficio soldador quien fue llevado por la empresa a un hotel donde le colocaron el grillete hasta que garantice el pago de su deuda.

En ese orden, Borjas subrayó que la denuncia ya fue puesta en el consulado de Honduras en Washington desde hace más de 20 días pero sin lograr una respuesta.

“Es una práctica análoga a la esclavitud en pleno Siglo XXI, lo que es peor, es que es ante la mirada pasiva de las autoridades norteamericanas y lo que es peor el silencio de las autoridades hondureñas”, enfatizó el vicepresidente de la Fundación Arcadia.

“Todavía oficialmente no vemos que el gobierno hondureño alce su voz para denunciar que nacionales de su país están siendo maltratados con prácticas que ya se creían abolidas”.

Narró que como representante de la organización se apersonó hace 20 días junto a la víctima a la oficina consular de Honduras en Washington pero no fueron recibidos sino en la calle y aunque se recibió la denuncia no se ha actuado sobre este caso.

Comentó que se trata de un caso con la justicia estadounidense y contrariamente acotó se trata de un asunto del sector privado.

Estos casos, abundó, se están dando en EE UU en contra los migrantes y sucede a causa que los indocumentados desconocen sus derechos y obligaciones.

Reiteró que se trata de un caso del sector privado y de prácticas de esclavitud en el Siglo XXI.

Desglosó que lo más grave el silencio de las autoridades hondureñas en Washington quienes ya tienen conocimiento de este caso.

Finalmente, lamentó este tipo de prácticas a causa de una deuda económica, un caso que su juicio, debe sentar precedentes de la violación de derechos humanos en contra de inmigrantes hondureños.

Los grilletes comenzaron a emplearse por primera vez en 2004. La pulsera emplea el sistema de posicionamiento satelital (GPS) que sirve para localizar al usuario.

En junio del 2016, el Servicio de Migración y Control de Aduanas (ICE) comenzó a poner en el tobillo de los inmigrantes un tipo de grillete electrónico menos voluminoso que utiliza baterías y no necesita enchufarse a la electricidad. Pesa alrededor de 5.5 onzas, su diseño es más compacto y se ajusta más al tobillo.

Ahora el sector privado en EE UU está empezando a usar estos grilletes como garantía de pago de deuda, según la denuncia de la Fundación Arcadia.

Con información de www.latribuna.hn

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.