Comer tomates es “como ingerir viagra”.

Comer productos ricos en antioxidantes, presentes fundamentalmente en frutas y verduras, nos protege del temido envejecimiento. La industria cosmética lo sabe y muchos de sus productos los tienen como ingrediente básicos.

Las sustancias antioxidantes se encuentran en cantidades más o menos importantes en verduras crudas y frescas como el tomate, el pimiento, el pepino, la zanahoria, las espinacas y la calabaza, la coliflor, el brécol, las coles de Bruselas, la col lombarda y el repollo; en las frutas como el kiwi, la fresa, el melón, el albaricoque, melocotón y todos los cítricos, así como en los moluscos, especialmente las ostras, las carnes magras, los cereales, los frutos secos, el ajo y condimentos como el perejil o el hinojo.

Pero además de aconsejable para evitar enfermedades y mantenernos más jóvenes, una dieta rica en antioxidantes influye de manera positiva en la fertilidad masculina.

La calidad del semen humano y la fecundidad masculina han disminuido durante las últimas décadas. En el caso del semen español, éste se encuentra a la cola en el ranking europeo en cuanto a volumen (9ª posición), movilidad (10º puesto) y concentración, aunque se sitúa en segunda posición –por detrás de Portugal- en lo que se refiere a calidad y capacidad para lograr la gestación.

De los productos ricos en antioxidantes, uno es además un excelente vigorizante sexual: el tomate.

Esta fruta-hortaliza es originaria de América del Sur. La trajo a Europa el extremeño Hernán Cortés en 1523, poco después de la conquista de México. La bautizaron como ‘manzana del amor’. Al principio se utilizaba como planta ornamental y no se consumía como alimento, ya que se pensaba que era venenosa. Para combatir esa superchería, los marinos y comerciantes comían tomates crudos en grandes cantidades en los mercados hasta que se descubrieron sus cualidades como vigorizante sexual y se convirtió en la fruta más solicitada.

El tomate es una fruta con un elevado contenido de betacaroteno, es decir vitamina A en bruto que el organismo transforma en vitamina A. Como bien se sabe, la vitamina A ejerce un papel relevante en la producción de testosterona. Consumir tomate fresco es un buen modo de aumentar el deseo sexual.

Parece, por tanto claro que consumir tomates, por su contenido en sustancias antioxidantes, es bueno para mejorar la calidad del semen y además consumiéndolos frescos aumenta el deseo sexual, pero no la cantidad de semen. En cualquier caso, en estos asuntos la calidad siempre es mejor que la cantidad y los hombres no son regaderas.

En este como en otros muchos asuntos, las películas porno han hecho más daño que bien. En ellas salen unas eyaculaciones enormes, pero ya se sabe que en el cine existen trucos y efectos especiales … Es cierto que los actores de estas películas toman mucho zumo de tomate, pero no es para producir más cantidad de semen, sino por una cuestión de olor y sabor del mismo. El tomate mejora ambos aspectos.

Extremadura es una de las zonas tomateras de España. Aquí tenemos tomates de excelente calidad. Además este producto sabroso y sano es muy refrescante, hora que viene con fuerza el calor.

Con información de http://blogs.hoy.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.