Presidente de Filipinas amenaza a Canadá con la guerra por estar convirtiendo su país en un basurero.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, amenaza a Canadá con “la guerra” por estar “convirtiendo su país en un basurero”.

“Les declararé una guerra. Cargaremos los contenedores en un barco y avisaré a Canadá de que su basura está en camino para que preparen una gran recepción o se la coman si quieren”, amenazó el martes en un discurso el mandatario, si Ottawa no retira toneladas de basura peligrosa enviada a Filipinas hace años.

Pese a las protestas diplomáticas de Manila y a las de militantes ecologistas, las autoridades de Canadá se niegan a llevarse la basura de vuelta a su territorio con el pretexto de que no pueden obligar a empresas privadas a hacerlo.

“No puedo entender por qué nos están convirtiendo en un vertedero”, dijo Duterte, quien advirtió a Ottawa de que, si no se lleva la basura, esta será embarcada la próxima semana rumbo a Canadá y arrojada en su costa.

Les declararé una guerra. Cargaremos los contenedores en un barco y avisaré a Canadá de que su basura está en camino para que preparen una gran recepción o se la coman si quieren”, amenaza el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, si Ottawa no retira toneladas de basura peligrosa enviada a su territorio hace años.

El mandatario añadió a su advertencia la posibilidad de mandar parte de la basura en camiones para derramarla frente a la embajada canadiense en Manila (capital filipina) y amenazó con despedir a los aduaneros que permitan la entrada de basura canadiense en el país.

Ante las amenazas de Duterte, la embajada de Canadá ha anunciado mediante una nota oficial la creación de un “grupo técnico” compuesto por funcionarios de ambos países para encontrar “una solución oportuna a la eliminación de esos residuos”.

Según la agencia de noticias CNN Filipinas, la basura se envió a Filipinas en 2013 y 2014 mediante 103 contenedores con 2450 toneladas de desechos.

Los contenedores se etiquetaron como plástico para reciclaje, pero en Filipinas los inspectores advirtieron que la basura no era reciclable, además de que fue declarada ilegal porque la empresa privada con sede en Canadá responsable del envío no tenía licencia para el traslado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.