El capitalismo representado por Estados Unidos continua haciendo un grave daño al ambiente, no solo por ser el mayor emisor de contaminantes, sino también por ser el principal detractor del cambio climático.

Por primera vez en dos décadas, los países del Consejo del Ártico, reunidos en Rovaniemi (Finlandia), no lograron redactar su tradicional declaración final. Según algunos delegados, esto se debió a la negativa de Estados Unidos a hacer alusión al cambio climático.

Las poblaciones indígenas representadas dentro de la instancia, los principales afectados por el cambio climático, que altera sus modos de vida ancestrales, criticaron ese fracaso.

Al término de la 11ª reunión ministerial del Consejo del Ártico, la habitual declaración común final fue sustituida por un texto -más breve y con un peso simbólico menor-, firmado por todos los ministros de los ocho Estados miembros. No se hizo ninguna referencia al cambio climático en ese documento.

«No quiero acusar a nadie», se limitó a decir el jefe de la diplomacia finlandesa, Timo Soini, en una rueda de prensa. «Pero, por supuesto, está claro que las cuestiones climáticas son distintas en función del punto de vista de cada país», agregó.

Varios delegados confirmaron a la agencia AFP que la falta de declaración conjunta estuvo directamente relacionada con el rechazo de Estados Unidos a incluir el clima en el documento final.

En el texto que sí pudo ser consensuado, de apenas 25 líneas, los ocho ministros se comprometen a «mantener la paz, la estabilidad y la cooperación constructiva en el Ártico» y a salvaguardar «el desarrollo sostenible y la protección medioambiental» de la región.

En otro texto de la presidencia finlandesa, Soini señaló que «una mayoría de nosotros consideramos el cambio climático como un desafío fundamental para el Ártico». Una formulación que ilustra la falta de consenso, inusual en la institución.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.