La Ruta de la Seda.

Se denomina como Ruta de la Seda a un conjunto de rutas comerciales organizadas específicamente para el comercio con la seda desde el siglo I a. C., que abarcaba casi todo el continente de Asia, conectando a Mongolia con China, el subcontinente indio, África, Europa, Siria, Turquía, Arabia y Persia.

Esta legendaria a través de la cual durante siglos transitaron caravanas que comerciaban con productos provenientes de Oriente y de Occidente, además de esto también funcionó como un puente a través del cual se transmitieron ideas, conocimientos y también los fundamentos del budismo y el islamismo.

El nombre «Ruta de la Seda» fue inventado por el geógrafo de origen alemán Ferdinand Freiherr von Richthofen, quien en el año 1877 lo utilizara por primera vez en su obra “Viejas y nuevas aproximaciones a la Ruta de la Seda”. La idea del nombre surgió debido a que la seda era la mercancía más comerciada que circulaba por dicha ruta, cuya fabricación era un secreto que solo los chinos poseían.

Los pobladores de la antigua Roma fueron quienes más interés mostraron por la seda, considerándola como un material lujoso, los encargado de dar a conocer este material en esa región fueron los los partos, quienes se dedicaban a su comercio, además de la seda una gran variedad de productos eran comercializados a través de estas rutas, tales como los diamantes, rubíes, piedra, lana, marfil, especias, vidrio, coral entre otros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.