La solidaridad: Cuba rebasa la cifra de los 100 mil médicos activos

El Dr. Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros y el Vicepresidente de la República de Ghana, Alhadi Mahamudu Bawumia, presidieron, este jueves, en el teatro Carlos Marx, la graduación de más de 1 600 estudiantes de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana (UCMH).

En tono franco como si les hablara a hijos el Ministro cubano de Salud, José Ángel Portal Miranda, manifestó: “Ustedes entran hoy, a la más sacrificada de las profesiones, un verdadero sacerdocio del deber…será una vida de entrega y desvelos, dedicada a sus pacientes y comunidades, sabedores de que forman parte de un pueblo cuya capacidad de entrega, coraje y solidaridad, son valores constantes”.

Portal referenció en su discurso, la hazaña de la pequeña Isla en términos de formación de capital humano altamente especializado. “Hasta la actualidad se han formado 376 mil 608 profesionales de las ramas de la Medicina, la Estomatología, la Licenciatura en Enfermería y otras como la Tecnología de la Salud…A ello se le suma los 35 mil 787 estudiantes extranjeros de 141 países graduados en nuestras universidades, fundamentalmente de África y América Latina”, sentenció.

Varias veces se mencionó a Fidel, su sueño de hacer de Cuba una potencia médica, de abrirle las puertas de la Isla a quienes la tienen cerrada en los grandes emporios, pero nadie tan emocionado y enardecido como el Dr Ahmed Ayebeng Owuso, graduado más integral de otras nacionalidades, quien fue interrumpido por las ovaciones del público.

A mis Compañeros cubanos, -dijo levantando la vista-, sepan que en todo el mundo cada vez que se habla de Cuba, se habla de Fidel, de la Revolución y la medicina…Ser cubano es una bendición y ser bendecido es ser revolucionario y ser revolucionario es ser Fidel, sentenció el joven de raza negra que dijo además que él es un ejemplo de que en Cuba todos somos iguales, pues nunca imaginó ser médico y mucho menos el más integral. “Demuestro que todos en Cuba somos hijos y nietos del Comandante”, agregó.
Con gratitud sincera que supo a poesía construida por las experiencias, el Dr. Ahmed gratificó a sus maestros por enseñarle que una dosis de dulzura no hace daño al diabético, que al hipertenso una alegría extrema le podrá subir solo un poco la tensión, que traer un hijo al mundo es trabajo de los valientes, de mucho amor y paciencia…y que muchas veces una sonrisa y una palabra agradable puede curar los peores dolores”.
Durante el acto, al que asistieron también Luis Antonio Torres Iribar, miembro del Comité Central del Parido y su primer secretario en La Habana, Susely Morfa, primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas y José Ángel González Castañedo, presidente nacional de la FEU, el rector de la UCMH, Luis Alberto Pichs, informó que, del total de graduados, 506 son extranjeros provenientes principalmente de América Latina y África, 223 de Ghana, nación mejor representada.

Alberto Alonso, mejor graduado nacional, ratificó en nombre de los profesionales de las batas blancas el compromiso con la Revolución y el pueblo cubano de seguir elevando la calidad de los servicios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.