Kurdo se prende fuego frente ONU: “Me inmolo por Rojava”

Ali Wazir, un poblador kurdo de la ciudad de Hasake, en el norte de Siria, se inmoló frente a la sede de la ONU en Ginebra, según informan los medios AFN y Kurdistan America Latina.org, para protestar por el silencio del organismo internacional frente a la invasión de Turquía contra Rojava. Las condiciones de Wazir son graves, ya que el 84 por ciento de su cuerpo ha sufrido quemaduras. En estos momentos, recibe tratamiento en el Hospital Central de la Universidad de Lausana.

El hermano de Ali Wazir, Mizgin Wazir, explicó a ANF que la acción de su hermano era significativa para ellos y que todo el mundo debería salir a la calle para defender a Rojava. «Mi hermano le recordó a la ONU que tenía el deber de defender a la humanidad, pero se olvidó de ella cuando se trataba de los kurdos», indicó.

Mizgin Wazir reivindicó que «esta acción es contra el silencio. Puede que estemos en Europa, pero estamos dispuestos a todo para defender nuestra tierra. Hoy en día, hay cientos de jóvenes de Rojava indignados como Ali». «Mi hermano le recordó a la ONU que tenía el deber de defender a la humanidad, pero se olvidó de ella cuando se trataba de los kurdos. Que todo el mundo lo sepa», subrayó.

“Mi hermano Ali estaba muy perturbado por los ataques de invasión del Estado turco a Rojava y el silencio de las fuerzas internacionales, especialmente de la ONU”, lamentó.

Según Mizaz, su hermano “miraba las fotos de sus amigos que cayeron mártires y las fotos de los civiles, y se sentía muy afectado. Pasaba así los días. No dormía desde que los mercenarios intentaron entrar en Serêkaniyê. Cerraba los ojos durante cinco minutos, mirando las noticias. Cuando dormía, hacía ruidos y movimientos como si estuviera en guerra. Fue muy difícil para él no hacer nada y sólo mirar lo que pasaba”.

Según cuenta su hermano, el día anterior a inmolarse, Ali Wazir había preguntado a su hermano sobre la ONU, y señaló que ese organismo guardaba silencio sobre lo que ocurre en Rojava. “Pero nunca pensamos que llevaría a cabo tal acción. Dormimos hasta tarde y nos despertamos por la mañana. Dijo que estaba bien. Así que me volví a dormir. Unas horas más tarde, me desperté con el sonido de la ambulancia y la policía. Cuando salimos con mi hermano Lezgin, vimos a Ali en la ambulancia”, recordó.

Cuando estacionó la ambulancia y la policía preguntó qué había pasado, le contestaron que su “hermano se había prendido fuego echándose combustible encima”. La policía le contó a Mizaz que las últimas palabras del Ali fueron: “Me inmolo por Rojava”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.